Archivo de Público
Lunes, 5 de Diciembre de 2011

¿Perder en casa? Cuando vuelva la peseta

España no cae en la Davis como local desde 1999, cuando aún no había euros. Desde entonces, 12 años de dominio sobre tierra batida: 23 triunfos y cinco títulos

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·05/12/2011 - 00:29h

En abril de 1999, los espectadores que acudieron al Club de Tenis Lleida pagaron sus entradas en pesetas. Desde enero se conocía el valor de un euro (166,386 pesetas), pero la nueva moneda no comenzó a circular hasta 2002. Aquellos aficionados son los últimos que han presenciado una derrota de España como local en la Copa Davis.

Desde entonces, y tras tumbar ayer a Argentina, el conjunto español ha encadenado 21 victorias en pista propia récord absoluto de un torneo que ha cumplido 112 años y 23 triunfos consecutivos sobre superficie de tierra batida.

La Roja encadena 21 triunfos en pista propia, récord absoluto del torneo

Aquel lejano 4 de abril del 99, el Brasil de Gustavo Kuerten triple ganador de Roland Garros y número uno del mundo durante 43 semanas entre 2000 y 2001 pintó el tenis español de pesimismo. El mítico Santana, entonces capitán, reconoció que lo "inesperado de la derrota la convierte en un mazazo importante". Carlos Moyà, uno de los jugadores, desnudó su alma en una paradójica confesión, espe-ranzada y agorera a la vez: "Eso de ganar la Davis es algo que habla más la gente de fuera, dentro del equipo sabemos que es muy difícil. Yo espero ganarla en un futuro no muy lejano, pero también sé que en la vida no se consigue todo".

2000, año para la historia

La contradictoria premonición de Moyà se hizo Ensaladera apenas un año después, pese a que él no formó parte del equipo que en 2000, capitaneado por Javier Duarte, inscribió por vez primera su nombre como campeón de la Davis. España ganó 3-1 a Australia en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con un héroe por encima del resto: Juan Carlos Ferrero. El levantino ganó el viernes a Rafter y selló una de las grandes gestas históricas del deporte español el domingo 10 de diciembre ante Hewitt. Atinado dentro y fuera de la pista, Ferrero avisó: "Ha sido una alegría tremenda y creo que vendrán muchas como esta. Sin esperanza, no hay nada. Sé que podemos ganar otra, pero será también muy difícil".

Ferrero, Moyà, Verdasco y Nadal, héroes de un equipo sin fisuras

En efecto, cuatro años más tarde llegó la segunda. Y la revancha de Carlos Moyà. Sucedió, como ayer, en La Cartuja de Sevilla ante Estados Unidos (3-2), una potencia en la materia. Sus triunfos anteFish y Roddick convirtieron a Moyà en el héroe de turno terminó siendo manteado por sus compañeros en el centro de la cancha, pero un buen trozo de protagonismo se lo zampó un chaval, de nombre Rafael y apellido Nadal, que se impuso a Roddick en la primera jornada y que desde el domingo 5 de diciembre de 2004 es el campeón más joven de la historia: 18 años y 187 días.

Pasaron otras cuatro finales y en 2008 España conquistó Argentina. Sin Nadal lesionado, sobre pista rápida y sobreponiéndose al infernal ambiente de Mar del Plata, Feliciano y Verdasco se bastaron para hacer enmudecer a la caliente hinchada albiceleste. Ganaron sus respectivas citas individuales ante Del Potro y Acasuso y juntos vencieron en el dobles a la pareja Calleri-Nabaldian.

Lanzada, La Roja repitió Ensaladera en 2009. España regresó al escenario donde arrancó su idilio con la Copa Davis, el Sant Jordi de Barcelona, y apabulló a la República Checa (5-0), un rival muy inferior. Nadal, Ferrer y la pareja Feliciano-Verdasco rebañaron todos los puntos. Los mismos jugadores e idéntico capitán, Albert Costa, agrandaron ayer el reinado del tenis español en el siglo XXI.