Archivo de Público
Lunes, 5 de Diciembre de 2011

La falta de competencia entre machos debilita el esperma del ratopín

Científicos surafricanos analizan el semen del curioso animal, que no desarrolla cáncer

PÚBLICO ·05/12/2011 - 10:53h

PÚBLICO - Una reina ratopín y un macho reproductor. Liana Maree

El ratopín rasurado es uno de los animales más especiales del planeta. Esta especie de topo clavo y ciego no siente dolor en su piel, y tampoco es capaz de regular su temperatura corporal. Puede moverse hacia delante con la misma velocidad y facilidad que hacia atrás, un atributo importante porque vive en túneles y sólo es capaz de distinguir a sus congéneres por el olor. Pero, sobre todo, el ratopín es interesante para la ciencia por su inusual longevidad (puede llegar a vivir 30 años), su resistencia al cáncer y su tolerancia a ambientes sin oxígeno.

Científicos surafricanos han descubierto ahora que el esperma del ratopín es también inusual. Los investigadores analizaron el esperma de machos de todos estos niveles y encontraron que no hay diferencias significativas en su esperma: únicamente entre el 1% y el 15% fue caz de nadar, y sólo el 1% de esos espermatozoides activos era un "buen nadador", según los investigadores, que publican hoy su hallazgo en la revista BMC Evolutionary Bilogy.

El esperma del ratopín sería considerado anormal en cualquier otro tipo de especie, relatan los científicos. La cabeza del espermatozoide es irregular, y la cromatina del núcleo está dispersa. El cuello está pobremente desarrollado y su pieza central es la más pequeña entre los mamíferos conocidos. La parte más deformada es la cola, a la que le falta la cobertura fibrosa que se supone que es esencial para nadar en el tracto reproductivo de las hembras.

Estos animales viven en una sociedad muy similar a la de las abejas, con una reina y tres machos reproductores. El resto de los miembros de la colmena son trabajadores, encargados de encontrar comida o defender la colonia. Los científicos creen que la falta de competencia es la que ha terminado debilitando, con el tiempo, el esperma de este curioso mamífero. Una vez que la reina elige consorte o consortes, mantiene al resto de machos y hembras sometidos mediante la agresión física. "Creemos que el resultado de la falta de competencia entre los machos reproductores de la colonia es un descenso en la buena forma del esperma", dice Gerhard van der Host, de la Universidad de El Cabo. En todo caso, los ratopines son fértiles, añade el estudio.