Archivo de Público
Sábado, 3 de Diciembre de 2011

Los escándalos fuerzan a Cain a tirar la toalla

El candidato republicano abandona las primarias tras las denuncias de acoso sexual y adulterio

ISABEL PIQUER ·03/12/2011 - 19:53h

Herman Cain, uno de los candidatos más improbables de la contienda republicana, decidió ayer abandonar las primarias para las presidenciales de 2012, después de que una ristra de escándalos sexuales hundieran su breve despunte en los sondeos.

En Atlanta, en lo que debía ser la inauguración de su nuevo cuartel general, el expresidente de Godfather's Pizza anunció que, "después de rezar mucho y buscar en mi alma",se retiraba de la carrera electoral porque las "penosas acusaciones han creado una duda sobre mi credibilidad". Se refería a las acusaciones de Ginger White, una mujer de Atlanta, que esta semana reveló haber mantenido una relación extraconyugal con Cain durante 13 años. Un escándalo que se sumaba a las denuncias por acoso sexual de cuatro empleadas del lobby de la Asociación de Restaurantes, a finales de los noventa, cuando el candidato la presidía.

Desde entonces, la popularidad de Cain, que durante un momento, ante la sorpresa general, llegó a liderar las encuestas republicanas, se fue erosionando poco a poco. Su campaña tampoco hizo los esfuerzos pertinentes para centrarse en las dos primeras etapas de las primarias, Iowa y New Hampshire, donde el candidato iba muy rezagado frente a sus rivales.

Ayer siguió negando todos los cargos. "Mi familia sabe que estas acusaciones no son ciertas, estoy en paz conmigo mismo", dijo, cogido de la mano de su mujer. Cain aseguró que seguirá pujando por sus ideas conservadoras como aplicar una tasa única del 9% a todos los impuestos en una página web, con la que espera sin duda reactivar su carrera de comentarista ultraconservador, como hizo Sarah Palin.

Con la marcha de Cain, quedan siete contendientes y un nuevo favorito, el excongresista que lanzó la revolución conservadora de los noventa, Newt Gingrich.