Archivo de Público
Sábado, 3 de Diciembre de 2011

Rajoy dice que lo que viene es "muy difícil" pero tiene las "ideas claras"

EFE ·03/12/2011 - 12:03h

EFE - El próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), acompañado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (c), es saludado hoy por un vecino de Pontevedra a su llegada a la sede del Partido Popular, en donde ha hecho su primera aparición pública desde que ganó las elecciones el día 20.

El próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha explicado hoy que "no está esto para cenas" porque "lo que viene para España es muy difícil", pero aseguró que tiene "las ideas claras" y consideró que el país saldrá adelante.

Rajoy eligió hoy su ciudad natal, Pontevedra, para comparecer ante los medios, tras reunirse con la Junta Directiva del PP pontevedrés en su primer acto público desde que ganó las elecciones.

En una breve intervención sin preguntas, insistió en que la salida de la crisis "no es tarea de un solo Gobierno, sino de toda la nación" y dijo que las cosas "no van a ser fáciles".

Acompañado del presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, Rajoy aseguró que está "a favor de controlar el gasto" para "no vivir por encima de nuestras posibilidades", ya que "no podemos gastar lo que no tenemos", advirtió.

También se mostró convencido de que el país "va a salir adelante", aunque hay que ser "rápidos y ágiles" en las medidas.

Para el líder del PP y presidente in péctore, controlar el gasto es "una auténtica necesidad" en este momento, pero destacó que además trabajará para que tanto las entidades financieras, como las pymes y las familias puedan financiarse "a precios razonables", de manera que la economía empiece a crecer y "generar empleo".

En lo que son sus primera palabras en público tras la victoria electoral, Rajoy destacó que las dificultades a las que hay que enfrentarse requieren "hacer otra política económica y explicarla muy bien" para lo que solicitó la ayuda de las otras fuerzas políticas y de agentes económicos y sociales.

"Vamos a intentar hablar con todo el mundo, pero también tenemos que ser rápidos y ágiles en todas las decisiones que tomemos" manifestó, y añadió que, al igual que la situación es difícil para España, también "están las cosas complicadas" para los otros países de la UE.

El líder del PP informó de que el jueves de la próxima semana estará en Marsella, en la reunión del PP europeo, donde se reunirá personalmente "con los más importantes dirigentes europeos" para darles a conocer su posición ante la difícil situación económica porque "Europa también está viviendo una encrucijada", constató.

Ante los medios de comunicación, Rajoy explicó su reserva de estos días pasados y por que no compareció antes públicamente.

"Desde el día de las elecciones no he podido parar, no he salido de Madrid, lo cual es lógico porque la situación es difícil y es complicada", afirmó, tras lo que manifestó su alegría porque su primera aparición pública haya sido en Pontevedra, a donde llegó esta mañana para ver a su padre y su familia.

De hecho, aclaró que "no es un acto político, es casi un acto personal" para agradecer todos los apoyos del 20-N y ha querido hacerlo en Pontevedra porque "en los momentos difíciles" siempre ha tenido el apoyo de esta provincia donde se inició en política.

Rajoy recordó una cena de apoyo que se celebró cuando perdió las elecciones generales de 2008 y lamentó "Yo ahora no puedo hacer cenas porque no está esto para cenas, hay muchos líos".

El próximo presidente del Gobierno llegó sobre las 12.10 horas a la sede provincial del partido acompañado del presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, para reunirse con la Junta Directiva Provincial, presidida por Rafael Louzán.

En la puerta, además de Louzán lo recibieron el secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, y la diputada electa y la coordinadora general de Política Nacional, Ana Pastor, entre otros.