Archivo de Público
Viernes, 2 de Diciembre de 2011

La ONU quiere llevar al régimen sirio ante el tribunal de La Haya

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos cree que hay indicios de crímenes de guerra

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·02/12/2011 - 21:59h

AFP - Seguidores de Al Asad, ante un retrato del dictador.-

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, considera que existen indicios suficientes de que el régimen sirio está cometiendo crímenes de guerra o contra la humanidad, por lo que ha instado al Consejo de Seguridad a que derive el asunto a Corte Penal Internacional en La Haya para que identifique a los responsables.

El "urgente" llamamiento del organismo de derechos humanos de la ONU, que no tiene capacidad para imponer sanciones, se suma a la campaña occidental y árabe suní contra la cruenta represión de las revueltas civiles que comenzaron en marzo en Siria y que ya se han cobrado más de 4.000 vidas, incluidas las de 307 menores, según el recuento del citado organismo.

En ocho meses de conflicto, también han muerto aproximadamente una cuarta parte de militares, policías o civiles afectos al régimen del presidente Bashar al Asad. Es decir, alrededor de un millar de personas, según el cómputo de observadores independientes citados por Nikolaos van Dam, un diplomático y reputado académico holandés especialista en la historia contemporánea de Siria.

Y la situación se complica cada día que pasa. La propia Navi Pillay dijo el jueves que ya se puede hablar de una guerra civil en toda regla. Los elementos que se dan en Siria son propios, además, de una guerra civil sectaria, donde la mayoría suní especialmente los sectores religiosos está organizándose para hacer frente al régimen laico de la minoría alauí, de confesión chií.

El organismo de la ONU decidió nombrar a un investigador para que examine lo que está sucediendo y deja la cuestión en manos del Consejo de Seguridad de la ONU para derivar el problema al tribunal de La Haya.

Pero el embajador ruso en Ginebra, Valery Loshchinin, acusó veladamente a Occidente y a los países suníes de complicar el problema. "Grupos armados terroristas y extremistas están siendo armados y organizados, y se les proporciona armas y dinero desde el exterior", dijo Loshchinin.