Archivo de Público
Viernes, 2 de Diciembre de 2011

Cáncer de piel, más frecuente en zonas con alto nivel de radón

Reuters ·02/12/2011 - 19:28h

Por Amy Norton

El porcentaje de un tipo de cáncer de piel común sería más alto en las zonas con niveles naturalmente altos de un gas radiactivo denominado radón, según sugiere un estudio realizado en el Reino Unido.

Pero los autores advierten que los resultados no prueban que el radón aumente el riesgo de la población de desarrollar una enfermedad llamada carcinoma de células escamosas, que es un tipo de cáncer de piel altamente curable.

El estudio buscó sólo los patrones geográficos más generales y demostró una correlación entre los niveles de radón de la zona y las tasas de cáncer de piel.

El gas radón es uno de los factores de riesgo del cáncer pulmonar.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) estima que el radón provoca anualmente unas 21.000 muertes por cáncer pulmonar, aunque el tabaquismo también influye en la mayoría de esos casos.

Para el estudio publicado en la revista Epidemiology, un equipo británico relevó las tasas de cáncer de piel en las áreas de 287 códigos postales del sudoeste de Inglaterra.

Los autores hallaron que las tasas de carcinoma de células escamosas variaban según el código postal. En algunas zonas, la tasa anual era de 35 casos o menos por cada 100.000 personas; en otras, de hasta 182 por cada 100.000 habitantes.

Se registró una relación entre el nivel promedio de radón en los hogares de cada zona y la tasa de cáncer de piel de células escamosas.

En los códigos postales donde el nivel de radón llegaba a 230 becquerelios por metro cúbico (Bq/m3), la tasa de cáncer era un 76 por ciento más alta que en las áreas con los niveles promedio más bajos de radón.

En Gran Bretaña, los niveles de radón por encima de 200 Bq/m3 son niveles de "acción", es decir que la población debe tomar medidas para reducir la concentración de radón en el hogar.

En Estados Unidos, la EPA sugiere seguir esos pasos si los niveles de radón en el hogar son de 150 Bq/m3.

"Este tipo de estudio es poblacional/de áreas, de modo que sólo sabemos que las zonas con altos niveles promedio de radón en el hogar también tienden a tasas altas de carcinoma de células escamosas", señaló el autor principal, Benedict W. Wheeler, de la University of Exeter.

"Es posible que esta relación no exista a nivel individual", añadió.

El carcinoma de células basales es el cáncer de piel más común. A diferencia del melanoma, que es la forma menos común pero más mortal, los cánceres de células basales y escamosas rara vez son fatales.

En el estudio, los niveles de radón no estuvieron asociados con las tasas de cáncer de células basales o de melanoma.

"Los subproductos del radón se depositan en la piel como lo hacen en las superficies del hogar", dijo R. William Field, experto en los efectos del gas sobre la salud y profesor de la Escuela de Salud Pública de la University of Iowa.

Ahora, dijo Field, se necesitan estudios más rigurosos para determinar si la exposición individual al radón está asociada con el riesgo de cáncer de piel.

Wheeler coincidió en que se necesitan más estudios y aseguró que evitar la exposición solar excesiva sigue siendo la mejor opción para reducir el riesgo de cáncer de piel.

Cuando se trata del radón, la EPA sugiere evaluar todas las viviendas por el riesgo de cáncer pulmonar. Algunos programas estatales ofrecen kits de bajo costo o gratuitos.

La EPA estima que por cada 1.000 no fumadores expuestos a 4 pCi/L de radón durante su vida, siete podrían desarrollar cáncer pulmonar. Eso coincide con el riesgo de morir en un accidente de tránsito.

FUENTE: Epidemiology, online 10 de noviembre del 2011