Archivo de Público
Viernes, 2 de Diciembre de 2011

Comer más frutas y verduras no reduce la enfermedad pulmonar

Reuters ·02/12/2011 - 19:11h

Por Genevra Pittman

El agregado de porciones diarias de frutas y verduras no mejoró la función el enfisema y la bronquitis crónica, es una de las principales causas de muerte en Estados Unidos. Cada año genera más de 100.pulmonar u otros marcadores de salud de los pulmones en personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) durante un estudio realizados en Irlanda del Norte.

La EPOC, que incluye 000 decesos.

"Las personas que consumen una gran cantidad de antioxidantes también harían más ejercicio que aquellas sin una dieta rica en frutas y verduras. Quizás fuman menos, cumplen el tratamiento indicado, y la lista sigue", dijo el doctor Don Sin, neumonólogo de la University of British Columbia, en Vancouver, y que no participó del estudio.

La nueva investigación incluyó a 75 personas con EPOC que no comían demasiadas frutas y verduras. Al azar, la mitad aumentó el consumo de menos de dos porciones por día a por lo menos cinco porciones diarias. El resto no tenía que comer más de dos porciones por día.

Semanalmente, durante 12 semanas, los dos grupos recibieron las frutas y las verduras en el hogar. Se les explicó cómo almacenarlas y preparalas.

El grupo con la dieta rica en frutas y verduras elevó su consumo a más de seis porciones diarias, comparado con menos de dos en el grupo que no debía modificar la alimentación.

Para los autores, esa mejoría fue impactante, aunque no provocó ningún cambio positivo en la función pulmonar o los indicadores de inflamación de las vías aéreas.

En 35 pacientes se agravó la EPOC durante el estudio, incluidas seis personas que tuvieron que ser hospitalizadas. Los participantes de ambos grupos eran igualmente propensos a que se les agravaran los síntomas, según publica el equipo en European Respiratory Journal.

El equipo de Michelle McKinley, de la Queen's University en Belfast, consideró posible que un refuerzo de frutas y verduras durante un tiempo más prolongado sí mejore la función pulmonar o planteó que, quizás, sea necesario una modificación más amplia de la dieta.

Otra explicación sería que la enfermedad estaría demasiado avanzada como para que los cambios alimentarios pudieran provocar alguna diferencia, según consideró Irfan Rahman, que estudia la EPOC en el centro médico de la University of Rochester en Nueva York y que no participó del estudio.

Todos los pacientes del estudio de McKinley presentaban enfermedad pulmonar moderada o grave, y tenían entre 60 y 70 años.

FUENTE: European Respiratory Journal, online 16 de noviembre del 2011