Archivo de Público
Viernes, 2 de Diciembre de 2011

Correa: "Que América Latina no tenga que irse a discutir a Washington"

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llega a la cumbre de Caracas para dar un "paso adelante para la integración", frente a EEUU

EFE ·02/12/2011 - 18:56h

El presidente de Ecuador Rafael Correa a su llegada a Caracas. AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó hoy a su llegada a Caracas, donde asiste a la cumbre de jefes de Estado y Gobierno, que la naciente Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es un "paso adelante para la integración y lograr mayor autonomía" frente a EEUU. Correa volvió así a hacer referencia a la Organización de Estados Americanos (OEA), nacida en 1948 a instancias de Washington, donde está su sede y convertida desde entonces en el único organismo que engloba a todas las naciones del continente.

"Que los países de América Latina no tengan que irse a discutir a Washington", manifestó el presidente ecuatoriano a los periodistas congregados en el aeropuerto de Caracas, adonde asiste a esta cumbre que dará lugar al nacimiento de la CELAC el sábado. Correa y su Gobierno han reiterado en los últimos meses que la CELAC es una oportunidad para que la OEA sea sustituida progresivamente, ya que el nuevo mecanismo integrador excluye a EEUU y Canadá, por lo que, a su juicio, estaría en condiciones de defender más y mejor los intereses de América Latina y el Caribe.

"Creo que una reunión con 32 mandatarios es difícil de manejar y que salgan resoluciones contundentes, procedimiento eficaces, pero es un paso adelante para la integración y lograr mayor autonomía", aseveró sobre la cumbre que se celebra en la capital venezolana. "Son convicciones profundas, es hora de tener un foro más cercano, más nuestro, sin sesgos", agregó Correa, al considerar que la CELAC no tendrá las ataduras "históricas" del actual sistema interamericano.

A esta cumbre, que concluirá el sábado con el nacimiento de la CELAC, están convocados los jefes de Estado y Gobierno de 33 países de América Latina y el Caribe, es decir, todos los líderes de América a excepción de EEUU y Canadá. Los únicos mandatarios que se han disculpado y no asistirán son el peruano Ollanta Humala, a causa de problemas internos por las protestas mineras, y la costarricense Laura Chinchilla.