Archivo de Público
Jueves, 1 de Diciembre de 2011

Clinton exige a Birmania que acelere la democracia

La secretaria de Estado le insta a que rompa sus relaciones con Corea del Norte. EEUU dice que los dos países cooperan en un programa nuclear

LAURA VILLADIEGO ·01/12/2011 - 23:05h

Clinton, con la líder opositora birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, instó a Birmania a continuar con las reformas democráticas emprendidas en los últimos meses durante una reunión histórica con el nuevo presidente del país asiático, Thein Sein. "He dejado claro que, aunque las medidas ya tomadas no tienen precedentes y son bienvenidas, son sólo el principio", aseguró Clinton.

Myanmar denominación oficial desde 1989 ha permanecido gobernado por los militares desde 1962 y ha sido uno de los estados más aislados durante las últimas décadas, debido a las sanciones que pesan sobre él por parte de los países occidentales. En 2003, el entonces dictador Than Shwe anunció un programa para adoptar una "democracia disciplinada", cuyos pasos se han acelerado en los últimos meses. Thein Sein ha sido la cara visible de la apertura birmana. En marzo, el antiguo primer ministro y general del Ejército tomó posesión de su nuevo cargo al frente de un Gobierno civil (aunque formado por militares) elegido tras los comicios parlamentarios de noviembre de 2010, calificados por la oposición como una "farsa".

Clinton celebra las reformas, pero deja claro que "son sólo el principio"

Su Gobierno ha emprendido, sin embargo, reformas inesperadas como la legalización de sindicatos, la aprobación de una ley en el Parlamento que permitirá las manifestaciones o un cambio en la ley de partidos para que la principal formación opositora, la Liga Nacional para la Democracia, pueda presentarse a las próximas elecciones parciales.

"Vuestra visita es la primera en cinco décadas. Es histórica y será un nuevo capítulo en las relaciones", dijo el presidente sobre el viaje de Clinton, el primero de un alto representante americano al país desde 1955. Birmania ha conseguido con ella un importante reconocimiento de su apertura y de los cambios económicos que encauzarán al país en la senda hacia el capitalismo, después de que el autoritarismo instaurado en los años sesenta convirtiera el Estado más rico del sureste asiático en el más pobre.

El objetivo es levantar las sanciones económicas, aunque Clinton aseguró que sólo las retirarán cuando se vea que las reformas son "reales". Las sanciones que afectan a las inversiones, al comercio internacional y a la ayuda al desarrollo fueron impuestas tras la sangrienta represión de las manifestaciones estudiantiles de 1988, que dejó miles de muertos. Entonces, EEUU retiró a su embajador, legado que podría regresar para "expresar las preocupaciones, supervisar y apoyar el proceso y crear confianza".

Visita a la Nobel de la Paz Suu Kyi en la casa donde pasó 15 años recluida

Clinton instó a Birmania a cortar sus "relaciones ilícitas" con Corea del Norte, tras afirmar que los dos países están cooperando en un programa nuclear. "Solo será posible mejorar las relaciones si el Gobierno respeta el consenso internacional contra la expansión de las armas nucleares", afirmó.

La secretaria de Estado estadounidense tuvo además un primer encuentro con la líder opositora, Aung San Suu Kyi, en la residencia donde la premio Nobel de la Paz pasó bajo arresto domiciliario 15 de los últimos 22 años. Uno de los principales temas de la agenda es el de los más de 600 presos políticos que algunas organizaciones elevan a 1.500 que aún quedan en las cárceles birmanas, a pesar de que las amnistías han liberado a 300 en los últimos meses.