Archivo de Público
Viernes, 2 de Diciembre de 2011

De vuelta a Parla (con tranvía)

José María Fraile abandona su encierro en Sol tras lograr una acuerdo para su municipio

YOLANDA GONZÁLEZ ·02/12/2011 - 04:40h

La diputada del PSOE de Madrid Maru Menéndez y Rosa Alcalá junto a Fraile, a su salida de Sol. mónica patxot

Que si "ha dormido aquí [en la sede del Gobierno regional]". Que si "le intentaron traer un bocadillo al filo de la medianoche y los agentes de seguridad no permitieron que se lo entregaran". Que si "ya ha logrado un acuerdo por escrito con el consejero de Transportes de Madrid [Antonio Beteta] para que el tranvía vuelva a circular". Que si "está en el bar a la vuelta de la esquina tomando un café y algo de comer tras más de 24 horas encerrado". José María Fraile, el alcalde socialista de Parla, se convirtió ayer en el centro de las conversaciones de las autoridades congregadas en la Real Casa de Correos de Madrid para celebrar el aniversario de la Constitución.

Su hazaña para colarse en los corrillos que se forman en este tipo de actos fue la de haber permanecido encerrado en las dependencias del Gobierno regional hasta que logró el compromiso firme de que el tranvía que transcurre por su municipio, que había estado sin servicio el día anterior, iba a volver a funcionar. Lo hizo a las 17.20 horas.

El regidor de Parla pasó toda la noche en la sede del Gobierno regional

Sólo un día antes, a las 9.30 horas, el sucesor de Tomás Gómez al frente del consistorio de este municipio del sur de Madrid, se plantaba en las dependencias del Gobierno regional para solicitar a la presidenta Esperanza Aguirre y a Beteta que mediaran para conseguir que el tranvía volviera a circular. Horas antes, el servicio había dejado de prestarse porque la firma encargada del mantenimiento de la infraestructura se negó a continuar con los vagones en marcha debido a los impagos que desde 2008 arrastra la empresa adjudicataria. En total, 6,5 millones de euros.

Dos entrevistas, una con Aguirre y otra con Beteta, no surtieron ningún tipo de efecto. Pero, pasadas las nueve de la noche del miércoles, una llamada telefónica del consejero de Transportes pareció haber tenido un efecto balsámico. Llegó a anunciarse que Fraile se volvía a Parla con su tranvía bajo el brazo. Pero cuando ya tenía casi un pie fuera de la sede del Gobierno regional, recibió la mala noticia de que Beteta no le plasmaba el compromiso por escrito. Vuelta a empezar. Fraile y cuatro miembros de su Gobierno se hicieron fuertes y lograron quedarse a dormir en el patio principal del edificio.

Dormir en un alféizar

El tranvía de Parla volvió a funcionar a primera hora de la tarde

Cuentan en su equipo que algunos improvisaron colchonetas empleando las sobras de la moqueta utilizada para preparar el escenario que ayer sirvió de eje central del acto con el que Aguirre y la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, celebraron el aniversario de la Carta Magna. Oficialmente, se conmemora el 6 de diciembre. Fraile, según su propio testimonio, decidió acurrucarse en el alféizar de una ventana.

Al filo del mediodía, cuando llegaban a la Puerta del Sol los primeros invitados de Aguirre, Fraile abandonaba las dependencias del Gobierno autonómico. Lo hacía, según contó, con el compromiso de que Parla iba a contar con tranvía esa misma tarde gracias a un acuerdo entre la empresa adju-dicataria y la de mantenimiento. Y también, con la disposición de la Comunidad de Madrid a hablar sobre el porcentaje de cada billete que aporta el Consorcio Regional de Transportes. Sobre esta última parte, fuentes del Gobierno regional sostuvieron, no obstante, que todo apunta a que la cuantía (0,19 euros por billete) no se va a tocar.

Y vuelta a entrar

Fraile acaparó todo el protagonismo del acto por la Constitución

Ya a las 13 horas, Fraile volvió a entrar en el patio de la Real Casa de Correos. Esta vez no para quedarse, sino para participar en el acto de la Constitución, al que había sido invitado como el resto de alcaldes madrileños.

En esta cita, pudo escuchar a la delegada del Gobierno señalar que sin los empleados públicos no va a haber "progreso". Lo hacía en presencia de Aguirre, a cuyos recortes los profesores han mostrado ya su rechazo en nueve jornadas de huelga. Por su parte, la presidenta apeló a los valores constitucionales para salir de la crisis.

El mayor de los apoyos que le llegó a Fraile vino de Gómez, su predecesor y secretario general de los socialistas de Madrid. Este acusó a Aguirre de discriminar a los ciudadanos de Parla en materia de transportes. Para algo el tranvía fue su proyecto estrella como alcalde.