Archivo de Público
Jueves, 1 de Diciembre de 2011

Urkullu pide formalmente a Rajoy que reconsidere su negativa a hablar con Amaiur

EFE ·01/12/2011 - 13:30h

EFE - El presidente del PNV, Íñigo Urkullu (3d), junto a los diputados y senadores electos de este partido con los que se ha reunido hoy para tratar los objetivos del Grupo Vasco en la legislatura 2011-2015.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha pedido hoy "formalmente" al próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que "reconsidere" su decisión de no incluir en su primera ronda de contactos con los partidos políticos a Amaiur y que inicie de forma "inmediata" movimientos en el ámbito de los presos de ETA.

Estas han sido algunas de las reclamaciones que ha realizado hoy Urkullu en una rueda de prensa tras reunirse con los electos de su formación al Congreso y al Senado para establecer los objetivos del Grupo Vasco en ambas cámaras para la próxima legislatura.

El dirigente del PNV ha explicado que tres son los ejes sobre los que va a trabajar su formación: responder a la "grave" crisis económica, "construir la paz y la concordia" en el País Vasco y "fortalecer el autogobierno y propiciar un nuevo estatus político" para Euskadi.

Así, Urkullu ha asegurado que en el "nuevo tiempo político" abierto tras el anuncio del cese definitivo de la violencia de ETA es "un contrasentido que el PP vasco se reúna con Aralar y con EA, formaciones que integran Amaiur y que, sin embargo, "el PP a nivel estatal no acepte reunirse con esta formación".

Preguntado por si esta coalición debería tener grupo propio en el Congreso, Urkullu ha insistido en que su partido se ha mostrado partidario de que así sea, aunque ha dejado claro que será el PP con su mayoría quien determine esa cuestión.

También ha asegurado que en el ámbito de la pacificación "es importante realizar movimientos" y ha asegurado que el alejamiento y el "tratamiento de excepcionalidad" de los presos de ETA debe ser "sustituido" por el acercamiento y un tratamiento "equiparable" al resto de los reclusos, y que "este tratamiento normalizado se puede iniciar de forma inmediata con los presos enfermos".

Urkullu ha pedido así mismo la legalización de Sortu y ha opinado que "no tiene razón de ser que líderes políticos que han protagonizado y propiciado el paso de una estrategia 'político militar' a una estrategia exclusivamente 'política' se encuentren en situación cuestionable".

En el ámbito del autogobierno, el dirigente nacionalista ha indicado que "queda pendiente cumplir el acuerdo para completar las transferencias pendientes" y ha añadido que el traspaso de las mismas "se puede acordar de forma inmediata".

Ha insistido en que dada la "grave" crisis económica actual es "urgente el acuerdo" y ha recordado que su partido ha "propuesto y reclamado" al futuro presidente del Gobierno "un gran pacto por la recuperación económica y el empleo", algo que cada día que pasa es "más perentorio", "urgente" e "imprescindible".

"En el ámbito económico, no hay ningún impedimento para comenzar ya a trabajar de manera conjunta en la adopción de las medidas que puedan generar confianza y relanzar la actividad económica", ha añadido.

Urkullu ha reconocido que todavía desconocen más allá de los titulares de prensa las medidas que tiene previsto aplicar el nuevo gobierno y que todavía no han determinado el voto de su formación de cara a la investidura.

Ha indicado que están a la espera de una llamada por parte de Rajoy y, tras asegurar que hasta ahora han "interpretado" los "silencios" del futuro presidente, ha matizado que "estamos en fase" ya de conocer cuál va ser su "voluntad" y "disposición".

Preguntado por si considera necesaria una reforma laboral y si conoce el planteamiento de Rajoy en esta materia, Urkullu ha asegurado que se trata de algo "necesario" que se debería abordar desde el "mayor consenso posible" y donde el dirigente popular debería hablar con los partidos políticos para dar a conocer cuál es su "idea".

Finalmente, Urkullu ha insistido en que la nueva legislatura que va a empezar no es una "más" porque es "trascendente" para el futuro económico y político de Euskadi y ha enfatizado la necesidad de adoptar medidas "inmediatas" que marquen "un buen comienzo al nuevo tiempo que afrontamos".