Jueves, 4 de Octubre de 2007

Gloria von Thurn und Taxis convierte su castillo en un hotel de lujo

EFE ·04/10/2007 - 20:54h

EFE - La princesa Gloria von Thurn und Taxis (en la imagen) convertirá el palacio familiar en un hotel de lujo. EFE

La princesa Gloria von Thurn und Taxis, la "reina" del punk de la nobleza europea que luego se transformó en exitosa mujer de negocios, convertirá el palacio familiar en un hotel de lujo.

El Palacio de Thurn und Taxis en Ratisbona (sur de Alemania), que anteriormente había sido un convento, tiene más de 500 habitaciones y es más amplio todavía que el Palacio de Buckingham de Londres.

Un portavoz de la empresa encargada de gestionar los negocios de palacio informó hoy de que se están ultimando las negociaciones con una gran cadena hotelera para transformar parte del castillo en un hotel de cinco estrellas.

En un principio está previsto que el hotel, que contará con unas 110 habitaciones, un restaurante de unos 500 metros cuadrados, y un amplio espacio de spa, debería quedar listo para 2010.

La princesa reconvirtió ya hace años parte de la mansión en oficinas y una residencia de ancianos.

En la década de los ochenta, la jovencísima esposa del Príncipe Johannes von Thurn und Taxis, se convirtió en la "enfante terrible" de la nobleza europea por sus extravagancias y sus aparatosos peinados.

Vástago de una estirpe que hace cinco siglos fundó el correo postal, Von Thurn und Taxis había sido propietario de un imperio del que formaba parte una de las cervecerías privadas más grandes de Europa, un banco y cerca de medio centenar de otras empresas, amén de edificios de viviendas, palacios y más de 100.000 hectáreas de tierra en Alemania y ultramar.

Von Thurn und Taxis fue durante mucho tiempo el soltero más codiciado de Alemania hasta que se casó en 1980, a los 53 años, con la veinteañera condesa Gloria de Schoenburg-Glauchau, con la que tuvo sus tres hijos.

La muerte de su esposo en 1990 puso al descubierto el ruinoso estado económico de la dinastía, lo que llevó a que la princesa diera un giro de 180 grados a su vida, poniendo a la venta las joyas familiares de los Thurn und Taxis.