Archivo de Público
Jueves, 24 de Noviembre de 2011

Stent en carótica antes de cirugía cardíaca da buen resultado

Reuters ·24/11/2011 - 15:14h

En los pacientes con enfermedad sintomática de la arteria carótida que necesitan cirugía cardíaca, colocar previamente un stent en la arteria brinda resultados favorables, informa un equipo holandés.

"En una población de tanto riesgo, esta estrategia ofrecería una alternativa valiosa para un enfoque quirúrgico combinado", comentaron los autores.

El doctor Jan Van der Heyden y colegas del Hospital St-Antonius, en Nieuwegein, Holanda, explicaron que el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) durante el procedimiento cardíaco entre los pacientes con enfermedad de la arteria carótida es cuatro veces mayor cuando las personas tienen antecedentes de ataque isquémico transitorio o ACV, comparado con aquellas sin síntomas neurológicos.

En los casos sintomáticos, continuaron, la endarterectomía carótida profiláctica suele ofrecerse antes de la cirugía cardíaca, pero los últimos datos sugieren que la cateterización de la arteria carótida sería además efectiva en la reducción del riesgo.

En JACC: Cardiovascular Interventions, los investigadores informaron sobre colocaciones de stent en la arteria carótida un promedio de 28 días antes de la cirugía cardíaca en 57 pacientes con enfermedad sintomática.

La mayoría de los pacientes (52) se sometieron a una cirugía de bypass coronario y el resto a otro tipo de operaciones cardiovasculares.

Luego de la colocación del stent y antes de la cirugía cardíaca hubo cuatro ACV menores (un 7 por ciento) y un infarto de miocardio (1,5 por ciento).

Durante y hasta 30 días después de la cirugía cardíaca se registró un ACV menor y una muerte. En general, siete pacientes (el 12,3 por ciento) obtuvieron el resultado combinado de muerte, ACV o ataque cardíaco, informaron los autores.

Durante cinco años de seguimiento, la tasa de supervivencia fue del 63,7 por ciento, con una incidencia mucho mayor de muerte por todas las causas en los pacientes de más de 75 años, dijeron los autores.

"La tasa de complicación y los resultados a largo plazo de la estrategia en esta población de alto riesgo respaldan la confiabilidad del enfoque", concluyeron los investigadores, aunque reconocieron que se requiere un ensayo amplio para confirmar los hallazgos.

FUENTE: Journal of American College of Cardiology: Cardiovascular Interventions, noviembre del 2011