Archivo de Público
Jueves, 17 de Noviembre de 2011

Riesgo de segundo ACV es menor con valor alto de presión normal

Reuters ·17/11/2011 - 18:36h

En los pacientes que tuvieron un accidente cerebrovascular (ACV) isquémico, el riesgo de sufrir un segundo ACV es más alto con la presión sistólica (PS) muy baja o muy alta que con presión alta dentro del rango normal, según un estudio publicado en Journal of the American Medical Association.

Los autores aseguran que esto quiere decir "que los médicos que atienden a los pacientes que tuvieron un ACV deben prestar atención a cuán baja es la PS dentro del rango normal para poder obtener mejores resultados".

El equipo del doctor Bruce Ovbiagele, de la University of California, en San Diego, señala que las guías para prevenir la recurrencia del ACV que sugieren reducir significativamente la PS hablan de una mayor reducción del riesgo.

Sin embargo, el equipo destaca que el tratamiento agresivo de la PS demostró ser inútil y hasta peligroso para el manejo del riesgo cardiovascular en pacientes diabéticos.

Para probar esto en pacientes con un ACV isquémico no cardioembólico, los autores hicieron un análisis post hoc de los resultados de un estudio sobre 20.330 pacientes con PS muy baja dentro del rango normal (menor a 120 mm Hg), baja dentro del rango normal (120 a 130 mm Hg), alta en el rango normal (130 a 140 mm Hg), alta (140 a 150 mm Hg), y muy alta (150 mm Hg o más).

A los 2,5 años, las tasas de recurrencia de ACV fueron del 8 por ciento en el grupo con PS normal muy baja; del 7,2 por ciento en el grupo con PS normal baja; del 6,8 por ciento en el grupo con PS normal alta; del 8,7 por ciento en el grupo con PS alta, y del 14,1 por ciento en el grupo con presión muy alta.

El riesgo relativo controlado de sufrir un segundo ACV, comparado con los pacientes con PS alta dentro del rango normal, fue de 1,29 en el grupo con presión normal baja; de 1,23 en el grupo con PS alta y de 2,08 en los pacientes con PS muy alta.

Asimismo, las tasas más altas de mortalidad por todas las causas se registraron en los grupos con PS normal baja y muy alta (del 9,2 por ciento en ambos), comparado con el 5,8 por ciento en el grupo con PS normal alta, según detalla el equipo de Ovbiagele.

Los autores aclaran que los resultados son sólo generadores de una hipótesis.

"La noción de que la reducción agresiva y constante de la PS dentro del rango normal después de un ACV isquémico no da buen resultado sigue sin demostrarse", manifestaron.

"Habrá que realizar ensayos clínicos específicos que comparen la utilidad de la reducción de la PS intensiva versus tradicional en el período de estabilidad del paciente después de un ACV", concluye el equipo.

FUENTE: JAMA, 16 de noviembre del 2011