Archivo de Público
Martes, 15 de Noviembre de 2011

Cuestionan estudio que duda del efecto protector de la niacina

Reuters ·15/11/2011 - 16:24h

Por Lewis Krauskopf y Bill Berkrot

Un estudio estadounidense de alto perfil que generó dudas sobre los efectos protectores cardíacos de la niacina fue severamente criticado el martes en un importante encuentro de especialistas.

La investigación, cuyos resultados iniciales se publicaron en mayo y que fue presentada el martes en una reunión de la Asociación Estadounidense del Corazón, reveló que sumar Niaspan de Abbott Laboratories Inc -una versión de niacina de efecto prolongado- a fármacos para reducir el colesterol no prevenía mejor infartos y accidentes cerebrovasculares (ACV).

La niacina aumenta el colesterol HDL o "bueno" y los resultados generaban dudas sobre los beneficios reales de aumentar ese tipo de colesterol.

Pero en una conferencia de prensa durante el encuentro, el doctor Philip Barter del Instituto de Investigación Cardíaca de Sídney, en Australia, dijo que el estudio no había sido bien diseñado para evaluar los beneficios de la niacina.

"Este ensayo me molesta mucho", dijo Barter, quien fue designado por los organizadores del encuentro para criticar el estudio en la conferencia de prensa.

"El diseño fue tal que de ninguna manera podría evaluar la hipótesis de aumentar el HDL o el beneficio de la niacina", agregó.

Barter dijo que cualquier conclusión sobre la niacina debía esperar hasta que se conozcan los resultados de un estudio mucho más amplio que involucra a un medicamento de Merck & Co que está compuesto por niacina.

Esa investigación incluye a más de 25.000 pacientes, a diferencia de los 3.414 que participaron del que se presentó en la conferencia, y se espera que se complete el año próximo.

"Si ese ensayo no muestra un efecto positivo, la niacina está acabada", dijo Barter. "No se debería sacar ninguna conclusión o cambiar ninguna práctica basados en esto", añadió.

Los médicos saben desde hace tiempo que la niacina, también conocida como vitamina B3, aumenta el HDL y reduce los triglicéridos, otro tipo de grasa sanguínea que incrementa los riesgos cardíacos.