Archivo de Público
Viernes, 11 de Noviembre de 2011

Síndrome piernas inquietas no es más común entre casos Parkinson

Reuters ·11/11/2011 - 16:54h

Por Genevra Pittman

Un reciente estudio reveló que el síndrome de piernas inquietas (SPI) no es más común en los pacientes con Parkinson en estadio inicial.

Dado que esos movimientos nocturnos involuntarios a veces se tratan con el mismo tipo de fármacos que el Parkinson, algunas investigaciones habían sugerido que estarían relacionados.

Pero el nuevo estudio no lo pudo demostrar. En cambio, las personas que empezaban a tener síntomas de Parkinson tenían otras formas de este síndrome que también aparecen durante el día.

"El mensaje es que el SPI no es más prevalente en pacientes con Parkinson inicial que en la población general", dijo Michaela Gjerstad, del Stavanger University Hospital, Noruega.

Su estudio incluyó a 200 noruegos con Parkinson recientemente diagnosticado y sin tratamiento farmacológico, y a otras 173 personas de edades similares, pero sin Parkinson. Un equipo de neurólogos y enfermeros indagó sobre los problemas de sueño, incluyendo sobre si habían tenido síntomas de SPI.

Cuatro de cada 10 pacientes con Parkinson y menos de 2 de cada 10 del grupo control habían tenido problemas en las piernas a la noche o durante el día. Pero cuando el equipo analizó qué pacientes reunían los criterios diagnósticos del SPI, estos no eran más comunes en el grupo con Parkinson.

Sin embargo, más del doble de los pacientes con Parkinson que del grupo control tenían movimientos involuntarios de las piernas que no calificaban como SPI: 13 versus el 6 por ciento de los participantes, respectivamente, según publicó el equipo en la revista Neurology.

En la población general, los síntomas de SPI desaparecerían con cambios del estilo de vida, como hacer relajación y ejercicio, consumir hierro de manera suficiente y evitar la cafeína. Aún así, estudios previos habían sugerido que el SPI es hasta 5 veces más común en personas con Parkinson, recordó Gjerstad, y estaría asociado con los niveles de dopamina.

El doctor Xiang Gao, investigador de la Escuela de Medicina de Harvard, Boston, opinó que los resultados deberían "colocarse en el amplio contexto de la literatura médica publicada sobre el tema". Esa evidencia sugiere que existe una relación entre el Parkinson y el SPI.

"La conclusión es muy sólida, según una muestra tan reducida", dijo a Reuters Salud. Agregó que el estudio no tuvo en cuenta otros aspectos de la salud y el estilo de vida que influirían en el riesgo de desarrollar SPI y Parkinson, como el peso y el consumo de cafeína.

Gao consideró que se necesitan más estudios para comprender mejor esa relación y su significado para las personas con piernas inquietas.

FUENTE: Neurology, online 11 de noviembre del 2011.