Archivo de Público
Martes, 8 de Noviembre de 2011

Inhibidores del TNF no están relacionados con infecciones graves

Reuters ·08/11/2011 - 19:04h

Contrariamente a lo que se temía, el uso de antagonistas del factor de necrosis tumoral (TNF) alfa en enfermedades autoinmunes no está vinculado con un aumento del riesgo de hospitalización por infección en el año posterior al inicio del tratamiento, revela un informe.

El estudio fue publicado en la edición en internet de Journal of the American Medical Association.

"No obstante, entre los pacientes con artritis reumatoidea, el inicio de regímenes basados en infliximab se relacionó significativamente con un mayor riesgo de infecciones serias, comprado con otros regímenes antagonistas del TNF alfa y medicaciones no biológica comparativas", indicó el equipo.

En el proyecto multicéntrico SABER, el doctor Carlos G. Grijalva, de la Vanderbilt University en Nashville, Tennessee, y colegas usaron cuatro bases de datos amplias estadounidenses para comparar las tasas de infección que requerían hospitalización luego de comenzar un tratamiento con inhibidores TNF o fármacos no biológicos.

El equipo estudió a 10.484 pares de pacientes con artritis reumatoidea, 2.323 pares con enfermedad intestinal inflamatoria y 3.215 pares con psoriasis o espondiloartropatías.

En total, hubo 1.172 casos de infección grave que requirió internación durante los primeros 12 meses después de iniciado el tratamiento, pero las tasas no fueron muy diferentes en ninguno de los grupos de pacientes entre los tratados con inhibidores TNF o medicación no biológica, según los autores.

En tanto, análisis posteriores mostraron que el riesgo de infecciones serias en los pacientes con artritis reumatoidea era significativamente mayor con el uso de infliximab, comparado con etanercept o adalimumab, dijeron Grijalva y colegas.

"Observamos que el inicio (de terapia) con antagonistas del TNF alfa (como grupo) no se relacionaba con un aumento importante del riesgo de infecciones serias que requieran hospitalización, comparado con el comienzo de medicaciones no biológicas comparables", señalaron los autores.

"Estos hallazgos fueron consistentes en todas las enfermedades estudiadas: artritis reumatoidea, enfermedad intestinal inflamatoria y psoriasis, artritis psoriásica o espondilitis anquilosante", añadió el equipo.

FUENTE: JAMA, online 6 de noviembre del 2011