Archivo de Público
Lunes, 7 de Noviembre de 2011

Asocian uso de canales de riego con virus del Nilo occidental

Reuters ·07/11/2011 - 16:26h

Por Genevra Pittman

Los habitantes de una región estadounidense que se infectaron con el virus del Nilo occidental en los últimos ocho años solían vivir cerca de uno de los canales de riego del condado, ubicado en Texas.

Además, los habitantes de El Paso eran mucho más propensos a decir que sus barrios utilizaban aguas de canal para regar los campos que otros habitantes sin la infección por el virus transmitido por mosquitos.

"Pensé en la posibilidad de no utilizar el agua, pero eso no sería ser realista y las personas compran los campos porque tienen el agua de riesgo económica", dijo el doctor Victor Cardenas, de la Escuela de Salud Pública de la University of Texas en Houston.

"Los residentes de barrios que inundan los campos o cuando lo hacen ellos mismos o viven cerca de áreas inundadas deberían utilizar mangas largas durante el verano y/o rociar DEET", añadió.

Cardenas señaló que, este año, la circulación del virus del Nilo occidental fue baja. En El Paso se registraron menos casos que en el 2009 o el 2010, cuando se confirmaron 48 infecciones.

Los síntomas son fiebre, dolor corporal y cefaleas. Rara vez, el virus puede ser fatal si se disemina desde el cerebro hacia la médula espinal.

El equipo de Cardenas advirtió que ciertas zonas del condado de El Paso tenían una notificación de casos superior a la normal. De modo que diseñaron dos ensayos para determinar la influencia de los canales de riego en esas infecciones.

En el primero, los autores entrevistaron a residentes del condado con la infección diagnosticada en el 2009 y el 2010, más otros 50 habitantes sin el virus. Todos respondieron si ellos o sus barrios regaban los campos con el agua de los canales.

Mientras que sólo dos o tres personas de cada grupo regaban sus campos con agua de canal, 11 de cada 39 del grupo infectado por el virus del Nilo occidental habían visto que también lo hacían en sus barrios, comparado con cuatro de cada 50 que nunca habían tenido el virus.

Al analizar datos de 182 casos confirmados de la infección entre el 2003 y el 2010, el equipo observó que los residentes de El Paso eran dos veces más propensos a vivir dentro de los 320 metros de un canal de riego que el grupo de texanos elegidos al azar sin la infección.

"Esto podría ocurrir en muchas zonas del oeste de Estados Unidos, donde los habitantes inundan los campos", dijo Cardenas a Reuters Health.

Laura Kramer, del Centro Wadsworth, del Departamento de Salud del Estado de Nueva York, explicó que los mosquitos transmisores de virus en las ciudades como Nueva York se crían en contenedores con agua, drenajes y piscinas.

En Annals of Epidemiology, el equipo señala que la mayoría de los participantes, con y sin el virus, nunca habían utilizado repelente de mosquitos, una estrategia clave en las zonas con canales de riego, especialmente para los hombres mayores y las personas con enfermedades crónicas.

Kramer, que no participó del estudio, coincidió en que es importante que la población utilice repelente en el momento del día en que los mosquitos están picando, pero la población que inunda los campos debería tomar precauciones adicionales, como trampas para mosquitos en los campos.

"Hay que usar repelente, que es lo que realmente marca la diferencia, pero creo que con Texas, donde el uso del agua de canales para regar la propiedad es un verdadero criadero de mosquitos, existe la responsabilidad comunitaria de saber que se está poniendo en riesgo a los vecinos y a sí mismos", dijo Kramer.

FUENTE: Annals of Epidemiology, diciembre del 2011