Archivo de Público
Lunes, 7 de Noviembre de 2011

El "biofeedback" ayuda a los niños con trastornos urinarios

Reuters ·07/11/2011 - 16:12h

Por Genevra Pittman

Aprender cómo relajar los músculos de la pelvis con la técnica llamada "biofeedback" ayudaría a los niños que se orinan encima, contraen infecciones urinarias o están constipados, síntomas que afectan a uno de cada 10 chicos posiblemente por mala alimentación o retención de líquido.

En un nuevo estudio, en el que se utilizó el biofeedback animado, un grupo de niños utilizó juegos de computadora para aprender a tensionar y relajar los músculos pélvicos con la ayuda de delfines y monos animados.

Con esto, según los autores, aprenden a controlar la vejiga fuera del consultorio médico.

"Cuando uno orina, se relaja y puede eliminar el pis. Estos niños tensan los músculos cuando orinan", explicó el doctor Steve Hodges, urólogo pediátrico del Centro Médico Bautista de Wake Forest, en Carolina del Norte.

"Uno no le puede decir a un niño simplemente que relaje su piso pélvico", indicó el experto, refiriéndose a los músculos que permiten orinar.

El biofeedback es una opción terapéutica, junto con los fármacos, en niños que no mejoran con la dieta o una rutina para ir al baño, indicó Hodges, que no participó del estudio.

El equipo de Abdol-Mohammad Kajbafzadeh, de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, en Irán, dividió al azar en dos grupos a 80 niños con problemas de vejiga: uno recibió entre seis y 12 sesiones de biofeedback animado y el otro, consejos para modificar la dieta y la conducta (grupo de control).

Los participantes tenían 8 ó 9 años y eran principalmente niñas (más del 75 por ciento).

Los síntomas mejoraron en ambos grupos, pero el efecto fue mayor en el grupo tratado con la técnica animada, afirma el equipo en Journal of Urology.

A los seis meses del tratamiento, la proporción de niños con enuresis bajó del 28 al 8 por ciento en el grupo tratado con biofeedback y del 23 al 13 por ciento en el grupo de control. La enuresis es el trastorno por el cual los chicos se orinan encima.

La constipación se redujo del 63 al 20 por ciento en el primer grupo, comparado con una disminución del 50 al 30 por ciento en la segunda cohorte. La actividad muscular de la pelvis también mejoró mucho más en los niños tratados con biofeedback.

El doctor William Whitehead, que utilizó biofeedback (sin animaciones) en pacientes adultos en la University of North Carolina, en Chapel Hill, dijo que la versión animada de la terapia "es muy útil en niños y adolescentes".

En el estudio, según señaló, los autores "realmente demostraron muy claramente que el biofeedback animado puede ayudar a los niños a aprender la respuesta. La ventana de atención y la motivación son menores (que en los adultos). Creo que el biofeedback animado puede reducir esa brecha", agregó.

FUENTE: Journal of Urology, online 22 de octubre del 2011