Archivo de Público
Viernes, 4 de Noviembre de 2011

Avastin mejora el efecto de la quimioterapia en tumores mamarios

Reuters ·04/11/2011 - 17:34h

Por David Douglas

Los resultados de un ensayo randomizado revelan que en las mujeres con cáncer mamario refractario HER2 negativo, el agregado de bevacizumab (Avastin) a las quimioterapias convencionales aumenta la supervivencia sin avance de la enfermedad.

Así surge del estudio RIBBON-2 sobre mujeres con metástasis de cáncer mamario que necesitaban quimioterapia de segunda línea.

En ellas, sumar bevacizumab a la quimioterapia no mejoró la supervivencia general, como se había publicado años atrás.

Pero en las mujeres con metástasis tumoral y receptor del factor de crecimiento epidérmico (HER) 2 negativo, el fármaco retrasó el avance de la enfermedad, por lo que podría "ampliar la lista de opciones terapéuticas", explicó el autor principal, doctor Adam M. Brufsky, de la University of Pittsburgh.

En Journal of Clinical Oncology, el equipo de Brufsky describe los resultados obtenidos en 684 mujeres que habían recibido por lo menos un tratamiento citotóxico previo para controlar la diseminación local o distante de tumores HER2 negativo.

En el estudio RIBBON-2, cada participante había recibido quimioterapia con capecitabina, taxanos, gemcitabina o vinorelbina. Además, los investigadores les administraron al azar, en una relación 2 a 1, bevacizumab o un placebo.

La supervivencia promedio sin avance de la enfermedad fue de 7,2 meses en el grupo tratado con bevacizumab y de 5,1 meses en el grupo tratado con placebo, lo que representa una diferencia estadísticamente significativa.

La tasa de respuesta objetiva también fue superior con bevacizumab, aunque sin relevancia estadística (un 39,5 frente a un 29,6 por ciento).

La tasa de supervivencia al año fue similar en ambos grupos: un 69,5 versus un 66,2 por ciento.

La cantidad de mujeres que abandonó el estudio por los efectos adversos fue dos veces más alta en el grupo tratado con el fármaco (el 13,3 comparado con el 7,2 por ciento en el grupo de control) y los efectos secundarios graves también fueron más comunes con bevacizumab (un 24,5 frente a un 7,6 por ciento).

Pero no hubo diferencia en cuanto a la mortalidad por los efectos adversos del tratamiento; la principal causa de muerte fue el avance de la enfermedad.

"Juntos, estos datos aportan información racional como para sumar bevacizumab a la terapia citotóxica de segunda línea en pacientes con metástasis de cáncer mamario HER2 negativo", concluye el equipo.

Hasta el momento, bevacizumab ha tenido problemas con la aprobación para tratar la metástasis del cáncer de pecho. En el 2008, el fármaco había recibido una aprobación acelerada, pero se cuestionó su efectividad y los estudios de seguimiento no pudieron demostrar una mejoría de la supervivencia en las pacientes.

En junio último, un panel asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos se opuso al uso del fármaco, cuyo costo anual asciende a 88.000 dólares por paciente.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online 11 de octubre del 2011