Archivo de Público
Martes, 25 de Octubre de 2011

AI afirma que los hospitales sirios parecen centros de represión

EFE ·25/10/2011 - 10:28h

EFE - Fotografía cedida por la agencia de noticias siria SANA que muestra al presidente sirio, Bachar al Asad (i), durante la reunión que mantuvo con el nuevo gobernador de la provincia de Idlib (norte), Yaser Salman al-Shufi (d), ayer lunes 24 de octubre.

La organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que el Gobierno sirio está transformando los hospitales del país en instrumentos de represión como parte de sus esfuerzos destinados a suprimir a los opositores.

En un informe divulgado hoy en Londres, AI señala que los heridos ingresados en al menos cuatro hospitales administrados por el Estado han sido víctimas de torturas y los malos tratos, incluidos trabajadores sanitarios.

Los empleados de estos centros de los que se sospechan atienden a manifestantes heridos en protestas han sido también detenidos y torturados, puntualiza la organización no gubernamental.

La investigadora para Oriente Medio y Norte de África de AI, Cilina Nasser, ha indicado que es alarmante que las autoridades sirias al parecer hayan dado libertad a las fuerzas de seguridad para actuar en los hospitales y en algunos casos, además, algunos miembros del personal pudieron tomar parte en los malos tratos.

Es "inquietante" que mucha gente con heridas considere más seguro no recibir atención médica que acudir a los centros sanitarios, agrega AI, que identifica como los más peligrosos los hospitales nacionales en Banias, Homs y Tell Kalakh y el militar en Homs.

Un médico de este último hospital dijo a Amnistía Internacional haber visto a cuatro doctores y varias enfermeras maltratar a pacientes.

En su informe -titulado "Crisis Sanitaria: el Gobierno sirio tiene como blancos a heridos y trabajadores sanitarios"- AI pide a las autoridades que hagan llegar instrucciones precisas a todos los hospitales a la hora de atender a los heridos.

Según la organización, los trabajadores del sector sanitario están en una situación imposible: forzados a elegir entre tratar a los heridos y cuidar de su propia seguridad.