Archivo de Público
Martes, 25 de Octubre de 2011

El enviado especial de China en Oriente Medio viaja a Siria para intentar una mediación

EFE ·25/10/2011 - 10:28h

EFE - Fotografía cedida por la agencia de noticias siria SANA que muestra al presidente sirio, Bachar al Asad (i), durante la reunión que mantuvo con el nuevo gobernador de la provincia de Idlib (norte), Yaser Salman al-Shufi (d), ayer lunes 24 de octubre.

El enviado especial de Pekín para Oriente Medio, Wu Sike, viajará mañana a Siria para defender la posición china de que gobierno y los grupos de la oposición deben sentarse a negociar, anunció hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Wu también visitará Egipto en esta nueva gira por la zona, que durará hasta el 30 de octubre, destacó en rueda de prensa la portavoz ministerial Jiang Yu.

La fuente oficial añadió que las partes en conflicto en Siria "deben considerar los intereses de la nación y el pueblo, rechazar toda violencia y evitar luchas".

También expresó que China confía en que el régimen presidido por Bachar al Asad "cumpla sus promesas de reforma y responda las peticiones del pueblo de forma constructiva, así como su participación en el proceso político".

Esta última declaración contrasta con las que el Gobierno chino emitió en los primeros meses de represión de las revueltas populares contra el presidente sirio, cuando Pekín aprobó los esfuerzos de Damasco por "mantener la estabilidad del país".

Jiang también señaló en la conferencia de hoy que la comunidad internacional "debe promover el diálogo y la negociación a la hora de resolver el conflicto, y jugar un papel constructivo en la consecución de estabilidad y paz en la región".

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que han causado la muerte de unas 3.000 personas, según las últimas cifras de la ONU.

A principios de este mes, China y Rusia ejercieron su derecho a veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para evitar que se aprobara la resolución de condena a Siria por la represión contra los manifestantes opositores.