Archivo de Público
Miércoles, 19 de Octubre de 2011

Tasa de vacunación contra VPH en niñas todavía es demasiado baja

Reuters ·19/10/2011 - 18:13h

Por Amy Norton

Casi la mitad de las niñas estadounidenses de entre 13 y 17 años recibió por lo menos una dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), pero expertos nacionales sostienen que queda mucho por hacer para mejorar.

Hay más de 100 cepas del VPH; algunas causan verrugas genitales y anales. La mayoría se contagia por vía sexual y el sistema inmunológico elimina la infección rápidamente. Pero la infección persistente con ciertas cepas es la causa principal del cáncer del cuello uterino.

Por eso, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) y otras organizaciones recomiendan vacunar a todas las niñas de 11 y 12 años, las adolescentes y las jóvenes hasta 26 años.

Los CDC estiman que en el 2010, el 48 por ciento de las chicas de entre 13 y 17 años recibió por los menos una dosis de la vacuna contra el VPH, que se aplica en tres dosis en seis meses.

La cifra es más alta que en los dos años previos, pero los CDC consideran que todavía es demasiado baja.

En el nuevo estudio, publicado en la revista Pediatrics, el equipo de los CDC analizó los factores que influyen en el uso o no de la vacuna y halló que la recomendación del médico marcaba la gran diferencia.

Entre más de 18.000 niñas y adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años, aquellas a las que los médicos les habían recomendado la vacunación a sus padres eran 2,6 veces más propensas que las demás a haber recibido por lo menos una dosis de la vacuna.

Los resultados surgen de una encuesta de los CDC realizada en el 2008-2009 a los padres de más de 18.228 adolecentes. El 37 por ciento de ellas había recibido por lo menos una dosis de la vacuna en el 2008 y el 44 por ciento, en el 2009.

"Estamos muy preocupados por esto", dijo la doctora Christina Dorell, de los CDC y autora principal del estudio.

Dorell señaló que dados los resultados, médicos y otros profesionales de la salud tienen un papel muy importante en la decisión de utilizar o no la vacuna contra el VPH.'

"Queremos que recomienden la vacunación y lo hagan con énfasis", expresó.

En el estudio, sólo el 53 por ciento de los padres dijo que el médico le había recomendado vacunar a su hija.

Se desconoce por qué muchos médicos no promueven la vacuna. Dorell opinó que un motivo sería el costo: la vacuna es costosa y algunos médicos no quieren quedarse con dosis sin utilizar en el consultorio.

Hay dos vacunas contra ciertas cepas del VPH que producen cáncer: Gardasil, de Merck, y Cervarix, de GlaxoSmithKline. Ambas cuestan unos 400 dólares (tres dosis).

El estudio halló otros factores asociados con la probabilidad de que una niña reciba la vacuna, incluida la falta de cobertura.

Pero las niñas sin seguro de salud califican para el programa federal Vaccines For Children (Vacunas para los Niños), que les ofrece vacunas gratuitas a las familias que no pueden pagarlas.

Además, muchas niñas no completan la vacunación. En el 2008 y el 2009, sólo el 53 por ciento recibió las tres dosis.

La autora comentó que la vacuna tiene un "perfil de seguridad sólido". Los efectos adversos más comunes, según los CDC, son dolor en el sitio de la aplicación, fiebre, mareos y náuseas. Hasta junio último, en Estados Unidos se administraron unos 35 millones de dosis de Gardasil y se registraron 18.700 "efectos adversos" en el sistema de vigilancia de los CDC.

El 92 por ciento de esos efectos fue leve. El resto fueron graves, como la formación de coágulos sanguíneos y 56 muertes. Aun así, los CDC aseguraron que no hay signos que sugieran que la vacuna sería la causa directa esas complicaciones o muertes.

Cada año, más de 12.000 mujeres de Estados Unidos desarrollan cáncer del cuello uterino. La mayoría de los casos son por el VPH.

FUENTE: Pediatrics, online 17 de octubre del 2011