Archivo de Público
Viernes, 14 de Octubre de 2011

¿Hospitales hacen suficiente para que fumadores dejen adicción?

Reuters ·14/10/2011 - 15:33h

Por Kerry Grens

Un análisis de los registros hospitalarios revela que a casi todos los fumadores hospitalizados en Estados Unidos se les aconseja cómo dejar el cigarrillo.

Pero eso es una falsa impresión de lo que los investigadores consideran un intento fallido, que comenzó hace nueve años, de que los hospitales realmente ayuden a la población a dejar de fumar. Los autores aseguran que es necesario que la próxima versión del programa sea mejor.

"No hubo otro requisito que tildar un casillero si se había recibido asesoramiento suficiente para dejar de fumar", dijo el doctor Michael Fiore, director de Center for Tobacco Research and Intervention, de University of Wisconsin.

Fiore no participó del estudio, pero preside un panel revisor de las normas hospitalarias para el manejo de los fumadores.

En el 2002, Centers for Medicare and Medicaid Services y The Joint Commission, que fija los estándares hospitalarios, establecieron que los fumadores debían recibir el alta de una internación por neumonía, infarto o insuficiencia cardíaca después de recibir asesoramiento para dejar de fumar.

Fue un requisito demasiado simple, según opinó Douglas Levy, autor principal del estudio y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y del Instituto Morgan de Políticas de Salud, de Massachusetts General Hospital.

El equipo de Levy reunió información de Centers for Medicare and Medicaid Services sobre la frecuencia con la que los hospitales proporcionan orientación para dejar de fumar. El estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, demuestra con qué rapidez los hospitales adoptaron la nueva disposición.

En 2002, el 67 por ciento de los fumadores que habían sido hospitalizados por un infarto recibió asesoramiento para dejar de fumar. Seis años después, lo hizo el 99 por ciento.

El 42 por ciento de los pacientes internados en 2002 por insuficiencia cardíaca recibió información sobre cesación tabáquica recibió la información, comparado con el 97 por ciento de los pacientes de 2008.

Y al 37 por ciento de los pacientes con neumonía se le aconsejó cómo dejar de fumar en 2002, comparado con el 95 por ciento seis años después.

Estos resultados, según concluyó Levy, demuestran que los hospitales cumplieron las normas, pero que esas eran muy de muy fácil cumplimiento. De hecho, The Joint Commission reconoció que los requisitos no eran lo suficientemente estrictas y en 2009 reunió un panel asesor para revisar las normas. Uno de los coautores del estudio integra ese panel.

Fiore, presidente del panel, adelantó que uno de los cambios que se publicarán el próximo año será que los hospitales deberán realizar un seguimiento de los pacientes a los 30 días del alta para comprobar si pudieron dejar de fumar. Así, los hospitales pueden evaluar mejor si sus esfuerzos dan resultados.

Los resultados no demuestran si el aumento de la orientación para dejar de fumar hizo que más pacientes lo lograran.

Fiore dijo que espera que las nuevas normas ayuden mejor a los hospitales a aprovechar la oportunidad de lograr que los fumadores dejen de fumar. Y Levy señaló que será importante asegurarse de que los hospitales más vulnerables también puedan cumplir las normas.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 10 de octubre del 2011.