Archivo de Público
Jueves, 13 de Octubre de 2011

Comer alimentos sólidos antes no afecta el desarrollo del bebé

Reuters ·13/10/2011 - 20:18h

Por Linda Thrasybule

Los bebés criados con complemento y que comienzan a comer alimentos sólidos antes de los 4 meses tienden a ganar más peso durante el primer año que los que prueban sólidos más tarde.

Pero la edad en la que un bebé comienza a comer alimentos sólidos no influiría demasiado en el crecimiento en el largo plazo.

"No se trata de cuán rápido crecen, sino de si los niños serán propensos a tener sobrepeso", dijo el doctor Berthold Koletzko, experto en nutrición de Dr. von Hauner Children's Hospital, en Múnich, Alemania.

"Y no son más propensos a tenerlo a los 2 años si reciben alimentos sólidos más tempranamente", añadió.

El equipo de Koletzko estudió a casi 700 bebés europeos durante 2 años. Los niños de entre 2,7 y 3,2 kilos alimentados con fórmula recibieron alimentos sólidos a los 3 meses, entre 3 y 4 meses, entre 4 y 5 meses, o a partir de los 6 meses.

Los que comenzaron con los sólidos a los 3 meses pesaban menos, pero compensaron esa diferencia en 6 meses y crecieron lentamente durante 3 meses. A los 2 años, no había diferencia de peso o talla entre los grupos.

Los bebés alimentados con sólidos también consumieron más calorías en los 8 primeros meses.

En el subgrupo de bebés que habían nacido con los pesos más bajos, el equipo "halló una relación entre el bajo peso y la introducción de alimentos sólidos más tempranamente", dijo la doctora Lindsey Sjaarda, de Children's Hospital en Pittsburgh, y que no participó del estudio.

"Es algo que se debe estudiar, ya que estudios recientes indicarían que compensar el crecimiento en el tiempo no siempre es algo bueno", dijo a Reuters Health.

El estudio se aplica a población de países industrializados, donde "una gran cantidad de niños (...) comienzan a comer alimentos sólidos antes de los 4 meses".

La obesidad infantil se triplicó en las tres últimas décadas. Unos 12,5 millones de niños y adolescentes estadounidenses son obesos, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) del 2007-2008.

Aunque Koletzko coincidió en que los niños que crecen más rápido demandan más alimento, y quizá engordan más, no cree que serán propensos a ser obesos. Recomendó introducir los sólidos a la dieta del bebé cuando demuestra interés.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 14 de septiembre del 2011.