Archivo de Público
Jueves, 13 de Octubre de 2011

Muchos sobrevivientes de cáncer tienen problemas de estrés

Reuters ·13/10/2011 - 15:27h

Un diagnóstico de cáncer puede dejar secuelas psicológicas similares a las que sufren quienes han estado en una guerra, y ese impacto puede permanecer por años, señalaron investigadores de Estados Unidos.

Más de una década después de ser diagnosticados con cáncer, casi cuatro de cada 10 sobrevivientes de la enfermedad dijo que aún se sentía asediado por síntomas del trastorno por estrés postraumático (TEPT), indicó la autora Sophia Smith, del Instituto del Cáncer Duke en Carolina del Norte.

Entre esos síntomas se encuentran el estado de alerta excesivo, tener pensamientos perturbadores sobre el cáncer y su tratamiento o sentirse emocionalmente mal con los amigos y la familia.

Uno de cada 10 pacientes también dijo que evitaba pensar en su cáncer y uno de cada 20 manifestó que se mantenía alejado de situaciones o actividades que le recordaran la enfermedad, algo que podría convertirse en un problema médico.

"Uno se preocupa si el paciente evita la atención médica porque podría no estar recibiendo seguimiento", dijo Smith a Reuters Health. "No tenemos datos que respalden esto, pero nos preocupa", añadió.

El estudio, publicado en Journal of Clinical Oncology, se basó en un sondeo sobre 566 pacientes con linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer relativamente común.

El equipo de Smith había encuestado una vez previamente a los pacientes para indagar sobre síntomas de TEPT y estimado que alrededor de uno de cada 12 tenía el trastorno plenamente desarrollado.

El diagnóstico incluía un trío de síntomas: negación, excitación y recuerdos perturbadores. No obstante, muchos más tenían uno o más síntomas de TEPT. El nuevo sondeo demostró además que esos síntomas solían persistir.

En general, la mitad de los pacientes no tenía ningún síntoma de TEPT 13 años después del diagnóstico. Los problemas habían desaparecido en el 12 por ciento, pero se habían mantenido o empeorado en el restante 37 por ciento.

"Este estudio halló que las personas parecían haber empeorado en su TEPT", dijo Bonnie Green, especialista en trauma de la Georgetown University, pionera en el estudio del TEPT en sobrevivientes de cáncer de pecho pero que no participó del último estudio.

"Es sencillamente muy estresante para las personas saber que tienen cáncer. Uno no puede asumir simplemente que se sentirán mal ahora pero que eso pasará", agregó.

Green destacó que es apenas una minoría de pacientes los que desarrolla el TEPT en su totalidad, pero añadió que la depresión es común luego de un diagnóstico de cáncer.

El nuevo sondeo muestra que las personas con bajos ingresos son más vulnerables al impacto psicológico de vivir con cáncer.