Jueves, 4 de Octubre de 2007

La CE prevé un efecto moderado de la crisis en la eurozona en 2007

EFE ·04/10/2007 - 14:31h

EFE - La CE cree en un efecto de la crisis en la eurozona moderado en 2007 y valora una mayor resistencia. EFE

La Comisión Europea reiteró hoy que las turbulencias registradas en los mercados financieros los últimos meses tendrán un efecto "moderado" en el crecimiento de la zona euro en 2007 y destacó la mayor resistencia de la economía del área a los choques externos.

En su informe trimestral sobre la economía de la eurozona, el ejecutivo de la UE reconoció que la crisis financiera y la posibilidad de una desaceleración brusca en Estados Unidos han hecho aumentar los riesgos a la baja.

Pero insistió en la saneada situación de las empresas del área y en la creciente fortaleza de la economía en su conjunto, factores que, en su opinión, ayudarán a los países de la moneda única a "capear el temporal".

La Comisión ha constatado cierta moderación de los indicadores de confianza en el verano, pero subrayó que las bases macroeconómicas de la zona continúan siendo sólidas.

Atribuye la desaceleración del crecimiento en el segundo trimestre a las "excepcionales" condiciones meteorológicas y al efecto estadístico, por la comparación con el mismo periodo del año anterior, aunque admite que también puede reflejar que el ciclo está madurando.

Bruselas pronostica, en cualquier caso, que la actividad en la eurozona seguirá fuerte en el segundo semestre, con una tasa de crecimiento para el conjunto del año del 2,5%, sólo una décima menos que lo calculado antes de las sacudidas en los mercados financieros.

En cuanto a las consecuencias de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, el ejecutivo comunitario cree que llevará "inevitablemente" a la reapreciación de los riesgos y al endurecimiento de las condiciones de financiación, pero recalca que la saneada situación de los bancos y empresas de la eurozona limitará la repercusión en la economía real.

Bruselas incide en la creciente resistencia de la eurozona a choques de este tipo, gracias, entre otros factores, a la eliminación del riesgo asociado al tipo de cambio -la mitad de las exportaciones de los Trece tienen como destino la zona euro-, la apuesta por la estabilidad macroeconómica y la política monetaria orientada al crecimiento.

En este contexto, también valora los progresos, aunque todavía limitados, en política fiscal, cada vez menos procíclica.

El informe atiende, por último, al reparto de riesgos entre los Estados miembros y señala que, gracias a la integración de los mercados financieros, ha mejorado considerablemente en los últimos diez años.

Afirma, sin embargo, que la progresión ha sido lenta y desigual entre los países y remarca que el reparto de los riesgos todavía juega un papel secundario a la hora de mitigar las turbulencias llegadas del exterior, muy inferior en cualquier caso al que tiene en EEUU.

La Comisión cree que esto puede deberse al desigual nivel de integración de los distintos mercados financieros, ya que, mientras los de deuda han avanzado considerablemente, en las Bolsas queda todavía mucho por hacer.