Jueves, 4 de Octubre de 2007

Zapatero: "Ibarretxe no debe ni puede convocar la consulta"

El presidente del Gobierno avanza que las elecciones generales se celebrarán el 2 o el 9 de marzo y reconoce que el vídeo de las Juventudes Socialistas le resulta "simpático"

GUILLERMO RODRÍGUEZ ·04/10/2007 - 12:34h

Zapatero, en un momento de la entrevista.

El presidente del Gobieno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mantiene firme en su discurso. Ante el "desafío" lanzado por el lehendakari Juan José Ibarretxe de convocar una consulta popular en el País Vasco para el 25 de octubre de 2007, la respuesta sigue siendo no.

Su determinación no impide que pueda escuchar toda propuesta que el lehendakari quiera hacerle. "Es mi deber recibir a Ibarretxe porque tenemos un problema serio", ha asegurado durante una entrevista concedida en El programa de Ana Rosa. "La intención es convencerlo de que no intente algo que no debe ni puede hacer. El problema no lo tiene el Gobierno, lo tiene el señor Ibarretxe", ha abundado.

El problema no lo tiene el Gobierno, lo tiene el señor Ibarretxe

Zapatero ha criticado la actitud del lehendakari al recalcar que "los problemas serios se solventan con responsabilidad, no avivando los problemas". Ante todo, y siempre basándose en el "diálogo", el jefe del Ejecutivo recibirá a Ibarretxe en la Moncloa el 16 de octubre para decirle "que no debe ni puede convocar la consulta".

Defensa de la Monarquía

Respecto a la polémica abierta sobre el papel de la Corona, Zapatero ha realizado una defensa cerrada de la institución y ha restado trascendencia al debate, "que se diluirá como la espuma".

"La monarquía parlamentaria española es una de las que más apoyo tiene en Europa. Solo faltaría que grupúsculos radicales pusieran en cuestión la institución de la jefatura del Estado", ha zanjado.

El presidente del Gobierno ha calificado de "extemporáneas" las declaraciones de algunos obispos españoles respecto a proyectos emprendidos por el Ejecutivo. Críticias que, a su juicio, "no se corresponden con la realidad". Por ello, ha pedido a cualquier persona, incluidos los católicos, a citarle un país en el que la Iglesia católica sea mejor tratada que en España. 

Tras afirmar que "las leyes no pueden estar marcadas por la fe o las creencias" porque "la fe no se legisla", Zapatero ha expresado su desconcierto ante las críticas de la jerarquía católica sobre cuestiones como el matrimonio homosexual y a la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Zapatero lanza un mensaje de "tranquilidad" a los ciudadanos inquietos ante la coyuntura económica

En este sentido, ha apuntado que las bodas gays hacen a España un país "más libre y más seguro" y que la asignatura de Edudación para la Ciudadanía "nada tiene que ver con la fe y la religión", sino con educar a los jóvenes en valores constitucionales, "como ocurre en las grandes democracias".

En un momento de la entrevista, la presantador ha preguntado al Jefe del Ejecutivo si había visto el vídeo elaborado por Juventudes Socialistas criticando la actitud del PP en la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Zapatero ha reconocido que aún no había tenido tiempo, por lo que le han dado la oportunidad de contemplarlo en una televisión.

Tras visionarlo ha señalado que le parece "simpático" y ha valorado su carácter didáctico porque sirve para "mostrar la diferencia de valores" y para "elevar el debate" sobre la asignatura.

Próximas elecciones

Además de lanzar un mensaje de "tranquilidad" para todos los ciudadanos inquietos ante la coyuntura económica, el presidente del Gobierno ha avanzado que las próximas elecciones generales se celebrarán un domingo del mes de marzo que no coincida con "los acontecimientos de la Semana Santa". 

De sus palabras se deduce que, o bien se celebran el 9 de marzo -fecha más probable-, o bien una semana antes, el día 2 del mismo mes.

Si ganara las elecciones de nuevo, Zapatero ha subrayado que no tiene "expectativas de volver a negociar con ETA", banda terrorista a la que el jefe del Ejecutivo le ha vaticinado "una lenta agonía". Asimismo, seguirá fortaleciendo las medidas sociales con el fin de que España "goce de los niveles de proteccion que disfrutan los países más avanzados de Europa.

"Soy buena gente" 

En cuestiones más frívolas, el presidente del Gobierno ha insistido en que, además de ser "buena gente",  tiene "una visión optimista de la vida, de la sociedad española y del futuro. El pesimismo no crea un puesto de trabajo, ni con el pesimismo se han conseguido avances sociales".

Cuestionado acerca de su talante, Zapatero ha asegurado que "no consta en mi hoja de servicios que haya echado la bronca alguna vez a un colaborador". "Si acaso algo me molesta opto por callarme", ha asegurado.