Archivo de Público
Jueves, 6 de Octubre de 2011

Clasificación de hospitales no garantiza mejor atención del asma

Reuters ·06/10/2011 - 18:10h

Por Genevra Pittman

Los hospitales con estándares de desempeño en el tratamiento de niños asmáticos no logran reducir las consultas de emergencia, lo que cuestiona la utilidad de esas clasificaciones porque no se traducen en una mejoría real para los pacientes.

En un nuevo estudio, los hospitales con un protocolo de atención pediátrica que impulsa el uso de un plan de manejo hogareño de la enfermedad no pudieron reducir las reinternaciones o la necesidad de los pacientes de recibir atención de emergencia.

El problema, para los autores, es que no existiría una forma de comprobar si la familia comprendió el plan o cumplió las indicaciones clínicas después del alta.

"Tiene sentido contar con un plan de manejo hogareño, que debería mejorar los resultados del tratamiento", sostuvo el autor principal, doctor Rustin Morse, del Hospital de Niños de Phoenix, en Arizona.

Pero, "entregar un papel escrito, que es lo único que se pudo evaluar, no implica que una familia haya recibido una explicación adecuada (y) que haya podido conseguir los fármacos recetados", agregó el doctor Charles Homer, de la Iniciativa para una Atención Pediátrica de Calidad y el Hospital de Niños de Boston. Homer publicó un comentario sobre el estudio.

La organización Joint Commission, que acredita y certifica a los hospitales, utiliza estándares de atención pediátrica del asma para clasificar a los hospitales según la frecuencia con la que recetan ciertos medicamentos en la internación y el uso de un plan de manejo de la enfermedad tras el alta hospitalaria.

El plan debe incluir medidas de seguimiento e indicaciones para que las familias sepan cómo reducir los factores que causan los ataques asmáticos y cómo actuar en una emergencia.

El equipo de Morse reunió información del 2008 al 2010 sobre 30 hospitales pediátricos de Estados Unidos. En esos hospitales se habían internado más de 37.000 niños asmáticos y casi todos les administraron los fármacos recomendados (como albuterol y esteroides).

Durante el estudio, los hospitales mejoraron en el uso del plan de manejo de la enfermedad. Al inicio del estudio lo recibió el 40 por ciento de los niños, comparado con el 73 por ciento al final.

Pero se desconoce cuán efectivos fueron esos planes en la prevención de las crisis, ya que su entrega no estuvo asociada con una reducción en la cantidad de nuevas internaciones o consultas de emergencia durante los tres meses posteriores.

Tampoco hubo diferencia entre los hospitales que mejor o peor utilizaban esos planes de manejo del asma.

El 8 por ciento de los niños fue rehospitalizado por una complicación asmática en los tres meses posteriores a la última consulta, mientras que el 11 por ciento necesitó atención de emergencia, según publica el equipo en Journal of the American Medical Association.

Homer destacó la importancia de contar con estándares de calidad para la atención pediátrica. Aun así, el equipo coincidió en que esos estándares deberían permitir obtener información "más importante" sobre la calidad y la claridad de los planes que se les entregan a las familias.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online 4 de octubre del 2011