Archivo de Público
Miércoles, 5 de Octubre de 2011

Asocian la testosterona alta con reducción del riesgo cardíaco

Reuters ·05/10/2011 - 19:08h

Por Amy Norton

Los hombres mayores con niveles de testosterona naturalmente altos serían menos propensos a tener un infarto o un accidente cerebrovascular (ACV) que los que presentan niveles de la hormona más bajos.

Un equipo halló que en un grupo de 2.400 hombres suecos de 70 y 80 años, los que registraban los niveles más altos de testosterona tenían menos riesgo de sufrir un infarto o un ACV en los siguientes años que aquellos con los niveles más bajos.

El 21 por ciento de los 604 hombres con los niveles más bajos de la hormona masculina al inicio del estudio tuvo un infarto, dolor torácico grave o un ACV en apenas cinco años, comparado con el 16 por ciento de los 606 participantes con los niveles hormonales inicialmente más altos.

Pero los resultados, publicados en Journal of the American College of Cardiology, no prueban que la testosterona en sí sea la responsable.

Por lo tanto, es demasiado pronto para recomendar la terapia de reemplazo de la testosterona para reducir el riesgo cardíaco en los adultos mayores, sostuvo la doctora JoAnn E. Manson, jefa de Medicina Preventiva del Brigham and Women's Hospital, en Boston.

"La testosterona baja indicaría otros problemas de salud que aumentan el riesgo de que un hombre desarrolle enfermedad cardiovascular", dijo Manson, que no participó del estudio.

Cualquier enfermedad grave puede reducir los niveles de testosterona, como sucede con la obesidad. En el estudio, los autores tuvieron en cuenta una gran cantidad de factores, como el peso, la presión, la diabetes, la enfermedad cardíaca o un ACV previo.

Aun así, los participantes con los niveles más altos de testosterona seguían teniendo un 30 por ciento menos riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o ACV, comparado con los otros tres cuartos de los participantes.

Pero eso, indicó Manson, no descarta la influencia de otros factores, distintos al hormonal.

La experta consideró que se necesitan evidencias de ensayos clínicos que evalúen si la terapia de reemplazo de la testosterona en los adultos mayores reduce el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o de tener un ACV. Esos ensayos se están haciendo, pero Manson destacó que los resultados aún no son concluyentes.

Por ahora, "preocupan los riesgos de la terapia (de reemplazo de la testosterona) en los hombres", dijo. Eso incluye la aparición de coágulos sanguíneos, daño hepático o cáncer de próstata.

Y la doctora Asa Tivesten, autora principal del estudio, coincidió en que los hombres mayores no deberían empezar a utilizar testosterona para bien de sus corazones.

"Es un estudio sobre producción hormonal endógena (natural)", dijo Tivesten, del Hospital Universitario de Sahlgrenska, en Suecia. "No aporta información sobre lo que sucede con la terapia hormonal", expresó.

Tivesten agregó que "los adultos mayores con niveles altos de testosterona están relativamente protegidos de los problemas cardiovasculares y, por lo tanto, tener bajo nivel de testosterona es un marcador de riesgo cardiovascular elevado".

Por ahora, Manson recomendó que los hombres (y las mujeres) opten por las medidas comprobadas para reducir el riesgo cardíaco, como mantener un peso saludable, controlar la alimentación, hacer ejercicio y no fumar.

En los hombres con niveles levemente bajos de testosterona, señaló que esas medidas los ayudarían a mejorar los niveles hormonales.

FUENTE: Journal of the American College of Cardiology, 11 de octubre del 2011