Jueves, 4 de Octubre de 2007

Cuatro imputados por usar un paralizante para sacrificar a animales en Puerto Real

EFE ·04/10/2007 - 14:15h

EFE - El Presidente de "El Refugio", Nacho Paunero. EFE

La Organización Proteccionista 'El Refugio' denunció ante el Seprona al dueño, directora, veterinario y un trabajador de la perrera de Puerto Real (Cádiz) por usar un paralizante para sacrificar a perros y gatos, por lo que han sido imputados por un presunto delito de maltrato animal.

Según explicó a Efe el presidente de El Refugio, Nacho Paunero, es "la primera vez" en España que se inicia un procedimiento penal por maltrato animal en una perrera.

Por su parte, fuentes de la perrera denunciada declinaron pronunciarse al ser requeridos por Efe para dar su versión de los hechos.

El Refugio denunció los hechos ante el Seprona de la Guardia Civil quien, después de realizar una "laboriosa" instrucción y con los datos aportados, llamó a declarar como imputados al dueño de la perrera, a la directora, al veterinario titular y a un trabajador "como presuntos autores de un delito de maltrato animal, de denuncia falsa y de falsificación de documento público".

Según la denuncia, en la perrera de Puerto Real "se recogen anualmente miles de perros y gatos de varios municipios de la provincia de Cádiz y supuestamente son sacrificados con un paralizante muscular que es inyectado indiscriminadamente, ocasionando a los perros y gatos una muerte lenta y agónica por asfixia que en la mayoría de las ocasiones puede durar varios minutos, ya que afecta a los músculos respiratorios".

El "horror" en la perrera de Puerto Real, lleva sucediendo "durante años", añadió.

La perrera figura como sociedad limitada en el registro de sociedades, donde está inscrito como "administrador único y dueño de la entidad Plácido Gómez Muñoz", y además el nombre de dicha sociedad "es el de Asociación Protectora de animales".

El método de sacrificio supuestamente empleado por la perrera de Puerto Real, "además de producir un terrible maltrato con muerte, es muy económico, ya que aproximadamente por 35 euros se pueden sacrificar diez toneladas de perros y gatos".

Paunero aseguró que la perrera de Puerto Real es un lugar "terrorífico" donde sacrificar perros y gatos "es una rutina".

Asimismo, destacó que la instrucción del Seprona "ha sido impecable" y añadieron que se han personado como acusación particular en el Juzgado de Puerto Real, "donde pondremos todos nuestros medios legales para que los presuntos autores sean castigados".