Archivo de Público
Lunes, 3 de Octubre de 2011

Asocian alergias con lugar de nacimiento e infección intestinal

Reuters ·03/10/2011 - 19:11h

Por Genevra Pittman

Un equipo halló que los bebés eran más propensos a tener ciertos tipos de bacterias en los intestinos si nacían en el hospital, y especialmente por cesárea, lo que se relacionaba con una mayor posibilidad de desarrollar alergias o asma.

"Nuestro mensaje no es que la técnica de parto o el lugar del nacimiento deberían depender de los riesgos potenciales de desarrollar enfermedades alérgicas", aclaró el autor del estudio, John Penders, de la Universidad de Maastricht, en Holanda.

El estudio incluyó a unos 2.700 bebés, a los que el equipo siguió hasta los 7 años de edad.

Al mes del nacimiento, los autores les hicieron análisis de materia fecal para determinar si tenían ciertas especies de bacterias en los intestinos, como Escherichia coli y Clostridium difficile.

Cuando los niños crecieron, los padres informaron si sus hijos habían tenido sibilancias, si habían tomado medicamentos para el asma y si habían tenido eccemas. El equipo les hizo análisis de sangre a los niños para detectar cualquier signo de alarma de alergia a los alimentos o las mascotas.

El equipo halló que la C. difficile, un tipo de bacterias que se disemina en los hospitales, era más común en los intestinos de los bebés nacidos por cesárea.

El 43 por ciento tenía C. difficile en las heces, comparado con el 27 por ciento de los bebés nacidos por parto vaginal en un hospital y el 19 por ciento de los bebés nacidos por parto domiciliario.

Mientras que los bebés nacidos por vía vaginal habían tenido el primer contacto con las bacterias intestinales a través de sus madres, los bebés nacidos por cesárea habían tenido su primera exposición a las bacterias a través de la piel de los médicos y las enfermeras o de otros lugares de la sala de parto.

Y que la primera exposición a las bacterias podría tener consecuencias futuras. Los niños con C. difficile en la infancia eran dos veces más propensos a tener asma a los 6 ó 7 años y eran más propensos también a desarrollar eccema o "sensibilidad" a la comida.

El 7 por ciento de los niños tenía asma; casi el 22 por ciento tenía signos de alarma de una alergia alimentaria, y el 12 por ciento había tenido un eccema recientemente.

El equipo de Penders propone en Journal of Allergy and Clinical Immunology que cierto equilibrio entre los microbios intestinales podría predisponer a algunos niños a desarrollar asma y alergias, aunque el estudio no puede probar una relación causa-efecto.

Peter Bager, del Statens Serum Institut, en Copenhague, Dinamarca, apuntó que los resultados coincidirían con la "hipótesis de la higiene", que plantea que los niños tienen más alergias actualmente porque están "demasiado limpios".

Pero la doctora Ruchi Gupta, experta en alergias del Hospital de Niños Memorial, en Chicago, y que no participó del estudio, consideró que es difícil sacar demasiadas conclusiones de estos resultados.

"Aunque son interesantes, son un primer paso", dijo. La experta opinó que se necesitan más estudios para establecer una relación entre los microbios intestinales y las alergias. Por ahora, los investigadores coinciden en que los resultados no deberían alarmar a los futuros padres.

FUENTE: Journal of Allergy and Clinical Immunology, online 27 de agosto del 2011