Archivo de Público
Lunes, 3 de Octubre de 2011

Algunos pacientes con ACV no reciben los fármacos recomendados

Reuters ·03/10/2011 - 18:46h

Por Amy Norton

Las guías clínicas para el manejo de un accidente cerebrovascular (ACV) indican utilizar el anticoagulante warfarina en los pacientes con una alteración del ritmo cardíaco llamada fibrilación auricular (FA).

Pero un nuevo estudio revela que no todos esos pacientes comienzan a utilizar la medicación y muy pocos adhieren a la terapia.

Unos 2,6 millones de estadounidenses tienen FA, un trastorno en el que las cámaras superiores del corazón empiezan a contraerse caóticamente. No es una amenaza inmediata para la vida, pero las personas con FA pueden tener un ACV isquémico, que es cuando un coágulo sanguíneo formado en el corazón se desplaza hasta los vasos del cerebro y los bloquea.

Las guías de la Asociación Estadounidense del Corazón y de la Asociación Estadounidense del ACV recomiendan que las personas con FA que tuvieron un ACV isquémico empiecen a utilizar warfarina (Coumadin, Jantoven, Marfarin y otros).

En el nuevo estudio, el equipo halló que el 85 por ciento de los 291 pacientes con FA que habían tenido un ACV recibieron el alta del hospital luego de que se les indicara tomar warfarina, sola o combinada con otros anticoagulantes.

Al año siguiente, el 80 por ciento de esos pacientes seguía tomando warfarina, que es de uso indefinido.

Se desconoce por qué a algunos pacientes no se les indicó el fármaco inicialmente o por qué dejaron de tomarlo durante el año siguiente, señaló el autor principal, doctor Renato Lopes, del Centro Médico de la Duke University, en Carolina del Norte.

El equipo se concentró sólo en pacientes con ACV candidatos a utilizar warfarina, de modo que, en teoría, a todos se les debió haber indicado su uso, indicó Lopes.

Dado que la warfarina reduce la capacidad de coagulación, el principal riesgo de su uso es el sangrado grave en cualquier órgano, incluido el cerebro. Y se sabe, según dijo Lopes, que ése es un "factor importante" a la hora de indicarle el fármaco a los pacientes que deberían tomarlo.

En el 15 por ciento de pacientes a los que no se les indicó el fármaco en el hospital, la mayoría estaba tomando aspirina o un producto similar llamado clopidogrel. Ambos actúan distinto que la warfarina y no se los considera tan efectivos en pacientes con FA.

Los resultados, publicados en la revista Stroke, surgen de un registro de pacientes con ACV tratados en 100 hospitales de Estados Unidos. El 12 por ciento de los 2.460 pacientes tratados por un ACV isquémico o un ataque isquémico transitorio (AIT) también tenía FA.

Para Lopes, la "buena noticia" es que a la mayoría de los pacientes se les dio el alta del hospital después de indicarles el uso de warfarina: el 18 por ciento dejó de tomarla en el año.

Lopes comentó que, en algunos casos, se puede suspender el tratamiento, como por ejemplo cuando el paciente sufre una hemorragia grave.

El equipo observó también que las mujeres eran menos propensas que los hombres a seguir utilizando la warfarina al año del ACV, mientras que los pacientes proclives a volver a tener un ACV, por factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión o por tener más de 75 años, eran menos propensos que el resto a haber empezado a tomar el medicamento.

Se desconoce por qué las mujeres solían adherir al tratamiento menos que los hombres. Pero Lopes comentó que los resultados "llaman la atención" sobre el problema de la adherencia a la warfarina, en especial entre las mujeres.

FUENTE: Stroke, online 8 de septiembre del 2011