Archivo de Público
Viernes, 30 de Septiembre de 2011

La policía de Ecuador se disculpa por la sublevación de hace un año

"Quiero pedir disculpas por lo que sucedió en ese fatídico día", apuntó el comandante de la policía de Quito

EFE ·30/09/2011 - 20:29h

La Policía ecuatoriana ofreció hoy disculpas públicas - EFE

El comandante de la policía de Quito, Juan Carlos Rueda, pidió hoy disculpas públicas por los sucesos que protagonizó un grupo de agentes hace un año durante una sublevación, que el Ejecutivo interpretó como un intento de golpe de Estado.

"Quiero pedir disculpas por lo que sucedió en ese fatídico día", apuntó Rueda, quien pidió excusas públicas también a los familiares de los fallecidos y a los heridos.

Ese día murieron 5 personas en Quito por los enfrentamientos entre agentes sublevados y las fuerzas leales al Gobierno. Rueda recalcó que él asume "en nombre de sus compañeros el deber histórico y ético de responsabilizarnos ante el pueblo por los hechos vergonzosos de aquel día".

"Ser policía en Ecuador es saber decir 'me equivoqué'"

En el mismo recinto policial, Patricio Franco, comandante General de la Policía, apuntó en su discurso que ser policía del Ecuador es saber decir, entre otros, "me equivoqué y proponerse no cometer el mismo error".

"Ser policía de Ecuador es levantarse cada vez que se fracasa con un espíritu de aprendizaje y superación", afirmó, poco antes de pedir a la tropa presente que coree la trilogía de la institución "valor, disciplina y lealtad".

De la protesta a la sublevación

Según datos del Gobierno, 1.199 policías y militares protagonizaron el 30 de septiembre de 2010 una inédita protesta salarial que luego derivó en una sublevación.

Rafael Correa fue rescatado en medio de un intenso tiroteo

El presidente Rafael Correa, que había acudido esa mañana a hablar con los agentes sobre sus inquietudes salariales, fue agredido y se refugió en un hospital de la Policía, del que sólo pudo salir en la noche tras una operación de rescate, en medio de un intenso tiroteo.

Correa consideró que en esa jornada hubo un intento de golpe de Estado en su contra, instigado por grupos de oposición y "malos oficiales" de la Policía.