Archivo de Público
Jueves, 29 de Septiembre de 2011

Pocos niños pobres reciben fármacos para asma en sala emergencia

Reuters ·29/09/2011 - 18:35h

Por Amy Norton

Un estudio realizado en Estados Unidos sugiere que cuando los niños pobres llegan a una sala de emergencias con un ataque de asma, pocos recibirían una receta con los medicamentos necesarios para prevenir nuevas crisis.

Habitualmente, los médicos de emergencia que atienden niños con un ataque de asma deben indicarles a los padres que consulten al médico de cabecera para que les recete un medicamento que permita controlar nuevos ataques. Los más efectivos son los corticosteroides inhalables, que controlan la inflamación de las vías aéreas.

Ahora, un equipo halló que sólo una minoría de más de 3.000 niños pobres de Carolina del Sur, atendidos en salas de emergencias por un ataque asmático, comenzó a utilizar una terapia preventiva durante los 30 o 60 días posteriores a la consulta.

En apenas el 18 por ciento de los casos, los padres compraron un corticoide inhalable el mes posterior a la consulta de emergencia. Ningún niño utilizaba esteroides inhalables al consultar en la unidad de emergencia.

Algo más de un cuarto del grupo (el 28 por ciento) empezó a utilizar un esteroide inhalable o algún otro tipo de terapia preventiva, como los modificadores de leucotrienos (como Singulair y Zyflo), después de la consulta de emergencia.

"Al mostrar estas tasas tan bajas de seguimiento pediátrico después de las consultas de emergencia, quizás podamos convencer a los médicos de las unidades de urgencia sobre la necesidad de recetar los corticoides inhalables", opinó la autora principal, doctora Annie Lintzenich Andrews, pediatra de la Medical University of South Carolina.

Los resultados, publicados en Journal of Pediatrics, surgen de 3.435 niños de Carolina del Sur que eran beneficiarios de la cobertura federal Medicaid entre el 2007 y el 2009. Las guías del 2007 del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre recomiendan que a los niños atendidos en salas de emergencia por una crisis asmática se les recete un corticosteroide inhalable antes de darles el alta médica.

Andrews destacó que los médicos de emergencia suelen dudar a la hora de tener que recetar un tratamiento preventivo para utilizar en el largo plazo, ya que se los entrena para resolver emergencias y no pueden realizar un seguimiento de los efectos del medicamento como el médico clínico.

Pero la autora aclaró que "los corticosteroides inhalables tienden a ser seguros y tienen efectos secundarios mínimos, lo que los hace apropiados para indicar en salas de emergencia".

Además, los niños que llegan a una unidad de emergencia con un ataque de asma tienen alto riesgo de sufrir más ataques. De modo que, para el equipo, la prevención es "superlativa" en esos casos. Andrews consideró que los padres deben saber que esos ataques, y las consultas de emergencia, se pueden evitar.

"Entonces, si un padre tiene que salir corriendo seguido al médico o a una unidad de emergencias porque su hijo sufre ataques de asma, debería pedirle al médico que le recete un medicamento de uso diario para tratar esa enfermedad crónica", aconsejó la autora.

FUENTE: Journal of Pediatrics, online 1 de septiembre del 2011