Archivo de Público
Miércoles, 21 de Septiembre de 2011

Mucho más que playa en Tenerife

Subir al Teide, perderte por los bosques de laurisilva, asomarte al acantilado de los Gigantes. Otros planes para disfrutar con la vista de esta gran isla canaria.

PÚBLICO ·21/09/2011 - 10:36h



El lagarto moteado es un reptil endémico con presencia en los acantilados del Parque Rural de Teno / © Turismo de Tenerife.


Dicen los que han subido hasta la boca del poderoso, evocador, desolador y majestuoso volcán del Teide, a casi 4.000 metros de altura, que esta experiencia es como rozar el cielo / © Turismo de Tenerife.


Panorámica de Tegueste / © Turismo de Tenerife.


Valle de la Orotava, de extraordinaria riqueza natural, con un vigilante Teide al fondo / © Turismo de Tenerife.


Las papás arrugadas con mojo picón son el plato más tradicional de la gastronomía canaria / © Turismo de Tenerife.


Playa El Médano, en Granadilla de Abona, con una preciosa arena fina dorada, aguas muy tranquilas, transparentes y de poca profundidad, lo que la hacen perfecta para ir en familia / © Turismo de Tenerife.


En Tenerife hay bosques de laurisilva en Anaga, en el macizo de Teno, en Aguagarcia(Tacoronte) y en la ladera de Tigaiga (Los Realejos / © Turismo de Tenerife.


Los Realejos es una de las zonas mejor conservadas de las islas, ideal para actividades en contacto con la naturaleza, especialmente la de caminar por su extensa red de senderos / © Turismo de Tenerife.


Pese a su apariencia semirural, Las Teresitas es oficialmente la playa de la capital chicharrera, creada con arena traída del Sáhara. Las palmeras contribuyen a esa sensación de irrealidad en una zona de contadas caletas, todas de arena negra, debido a la geografía volcánica de Tenerife / © Turismo de Tenerife.


Garachico guarda en sus calles, casonas, conventos e iglesias. Un increíble patrimonio cultural y artístico que la convierte en una de las localidades más interesantes para visitar en la isla de Tenerife / © Turismo de Tenerife.


Arenas Negras, en El Tanque / © Turismo de Tenerife


Drago milenario de Icod de los Vinos, una especie vegetal típica del bosque seco mediterráneo considerada el símbolo natural de la isla de Tenerife, conjuntamente con el pinzón azul / © Turismo de Tenerife.


La Casa del Vino de El Sauzal, ubicada en una casa tradicional, cuenta con museo, centro de exposiciones, sala de degustaciones, tienda y restaurante / © Turismo de Tenerife.


El plátano canario es el cultivo más importante de las Islas Canarias / © Turismo de Tenerife.


La Caleta, en Adeje, es una preciosa playa de aguas cristalinas y fuerte oleaje / © Turismo de Tenerife.


En las desembocaduras de los barrancos que cortan el acantilado de los Gigantes, un precipicio abrupto, angosto y descomunal de 450 metros de altitud, hay pequeñas playas y ensenadas donde recalan los barcos turísticos que avistan delfines y ofrecen las mejores vistas / © Turismo de Tenerife.


San Cristóbal de La Laguna, conocida popularmente como La Laguna, es el primer ejemplo de ciudad colonial no fortificada y precedente de las fundaciones americanas. Sus notables muestras de arquitectura tradicional y su condición de ciudad universitaria marcan su vida actual / © Turismo de Tenerife.