Archivo de Público
Martes, 20 de Septiembre de 2011

Estudio asocia piernas "hiperactivas" con problemas cardíacos

Reuters ·20/09/2011 - 18:19h

Por Genevra Pittman

En un nuevo estudio sobre el sueño y las enfermedades crónicas a partir de los 65 años, los hombres que involuntariamente movían y flexionaban las piernas durante la noche mostraron ser más propensos a desarrollar enfermedad cardiovascular.

Durante una evaluación nocturna, más de dos tercios de los hombres realizaba esos movimientos involuntarios, más comunes en los pies, los tobillos o la articulación de la cadera. La mayoría se despertó por ese motivo.

En esos participantes aumentó el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y vasculares, incluido el infarto cardíaco, el accidente cerebrovascular (ACV) y la obstrucción o la ruptura de arterias.

Aunque esos problemas finalmente ocurrieron varios años después de las evaluaciones nocturnas, el estudio no prueba que las piernas hiperactivas causaran las cardiopatías.

Todavía, "hay que prestar atención a otros factores de riesgo posibles", dijo el doctor Brian Koo, autor principal del estudio e investigador de la Escuela de Medicina de la Case Western Reserve University, en Cleveland.

Los llamados movimientos periódicos de las extremidades son un problema distinto al síndrome de piernas inquietas (SPI). Las personas con SPI sienten de día y de noche la necesidad incontrolable de mover las piernas y esto a veces les produce insomnio.

Pero Koo explicó que muchas personas con movimientos periódicos de las extremidades ignoran que los tienen. Un indicio es sentir somnolencia diurna debido a varios despertares pasajeros durante la noche. Para diagnosticar este problema, se realizan test del sueño.

Se estima que entre el 5 y el 8 por ciento de la población general de Estados Unidos sufre de movimientos periódicos de las extremidades; en los casos más graves, "los pacientes harían cientos de movimientos por noche".

El equipo de Koo estudió a unos 3.000 hombres mayores de 65 años. En los test nocturnos se midió la frecuencia de los movimientos y las flexiones involuntarias, y de la interrupción del sueño.

El 70 por ciento hacía esos movimientos de piernas por lo menos cinco veces por hora mientras dormían; por lo menos el 60 por ciento se despertó sin saberlo por lo menos una vez por hora.

En los cuatro a cinco años siguientes, 500 participantes desarrollaron enfermedad cardíaca o tuvieron un ACV o algún trastorno vascular, según publica el equipo en la revista Circulation.

Los movimientos de las piernas no estuvieron asociados con alguno de esos problemas.

Pero al combinar todas las enfermedades cardiovasculares, los hombres con movimientos frecuentes de piernas tenían entre un 25 y un 30 por ciento más riesgo cardíaco que aquellos con pocos o sin movimientos involuntarios.

Los que se despertaban varias veces durante la noche eran un 20 a un 25 por ciento más propensos a desarrollar enfermedad cardiovascular que los que dormían sin interrupciones.

Aunque el equipo pudo considerar factores de riesgo, como la diabetes, la hipertensión, el tabaquismo y el consumo de alcohol, los resultados no prueban que el trastorno nocturno cause problemas cardíacos.

Aun así, el equipo opina que es posible que los movimientos de las piernas y los despertares nocturnos aumenten la frecuencia cardíaca o la presión durante la noche. Eso, durante varias noches, elevaría el riesgo cardíaco en el largo plazo.

A veces, los movimientos y las flexiones de las piernas se tratan con medicamentos para el Parkinson y antiepilépticos.

Para Koo, se necesitan más estudios antes de modificar el procedimiento diagnóstico o terapéutico de ese trastorno.

"Por ahora, no cambiaría el manejo de este problema", coincidió el doctor Brian Murray, experto en medicina del sueño del Centro de Ciencias de la Salud de Sunnybrook, en Toronto, y que no participó del estudio.

FUENTE: Circulation, online 22 de agosto del 2011