Archivo de Público
Lunes, 19 de Septiembre de 2011

Latinos con antecedentes de cáncer se someten a pocos controles

Reuters ·19/09/2011 - 17:58h

Por Genevra Pittman

En un estudio realizado en California, los latinos fueron menos propensos que los blancos a que se les hicieran controles para detectar el cáncer de colon, especialmente si tenían antecedentes familiares de la enfermedad.

Aun así, una encuesta telefónica no reveló diferencias étnicas en la pesquisa del cáncer mamario en mujeres con y sin antecedentes familiares de la enfermedad.

Los autores ignoran la explicación de estos resultados, pero proponen algunos motivos, como los problemas de comunicación, o el temor y la ansiedad por la pesquisa.

"Es muy posible que eso no le suceda a los latinos por barreras en el acceso o el lenguaje", dijo Heather Orom, experta en diferencias étnicas en el cáncer de la University at Buffalo y que no participó del estudio.

"Ignoramos si los mensajes sobre los antecedentes familiares y el riesgo son culturalmente relevantes para los latinos", agregó.

Los resultados surgen de una encuesta telefónica del 2005 realizada a más de 30.000 adultos de California menores de 65 años.

Los participantes respondieron con qué frecuencia se habían realizado controles clínicos para detectar cáncer de pecho (con mamografía) y de colon (con test de material fecal, sigmoidoscopía o colonoscopía), como así también si algún integrante de la familia había tenido esos cánceres. Eso les elevaría el riesgo de desarrollarlo.

El equipo, dirigido por Ninez Ponce, de la University of California en Los Angeles, utilizó las guías del panel de expertos de Estados Unidos (U.S. Preventive Services Task Force) para determinar si a los participantes se los había controlado según las recomendaciones: mamografías cada dos años en mujeres a partir de los 40 y test de detección del cáncer de colon cada uno, cinco o 10 años, según el método utilizado, en hombres y mujeres mayores de 50.

Actualmente, las guías recomiendan retrasar la pesquisa mamaria hasta los 50 años en las mujeres con un nivel de riesgo promedio.

El 76 por ciento de las mujeres sin antecedentes familiares de cáncer mamario y el 84 por ciento con antecedentes familiares se habían realizado un control preventivo de la enfermedad con la ventana recomendada.

Las latinas con y sin antecedentes familiares de cáncer de pecho eran tan propensas como las blancas a haberse realizado un control clínico reciente.

Pero al 51 por ciento de todos los participantes sin antecedentes familiares de cáncer de colon se lo había controlado según las guías, a diferencia del 71 por ciento con antecedentes familiares.

Los latinos sin antecedentes familiares de cáncer de colon eran un 26 por ciento menos propensos que los blancos a decir que se habían realizado la pesquisa. Y aquellos con historia familiar de la enfermedad eran un 72 por ciento menos propensos que los blancos a realizarse el control recomendado.

En Estados Unidos, los hispanos no son más propensos que los blancos a que se les diagnostique cáncer de colon o mueran por la enfermedad, que cada año produce unas 50.000 muertes en el país.

"Conocer los antecedentes familiares (de cáncer de colon) no cerró la brecha entre los latinos y los blancos, sino que aumentó esa disparidad", escribe el equipo en la revista Cancer.

Eso, afirman los autores, demuestra la necesidad de mejorar la comunicación entre los médicos y los pacientes latinos sobre los antecedentes familiares y el riesgo de desarrollar cáncer.

Orom opinó que se necesitan más estudios para conocer el mecanismo detrás estos resultados antes de tomar medidas para eliminar estas diferencias.

FUENTE: Cancer, online 25 de agosto del 2011