Domingo, 3 de Abril de 2011

Septiembre

ANTONIO AVENDAÑO ·03/04/2011 - 17:05h

AIZAR RALDES / AFP - Bolivia // Quienes vayan a pasear por estas soledades conviene que no se olviden de llenar la cantimplora antes de echarse al camino. Las aguas cristalinas son de una belleza sobrecogedora pero, como tantas veces ocurre con la belleza, engañosa: estamos en el desierto salado de Uyuni, enclavado en las alturas del altiplano boliviano. Lo que parecen caminos de hielo son en realidad lenguas de sal. No es buen sitio, por tanto, para saciar la sed, pero sí la mirada.


FABRICE COFFRINI / AFP - Suiza // Puede que no sea la embarcación más briosa del mundo, pero quizá sí la más extravagante. Es uno de los más de 50 vehículos anfibios que participaron en un encuentro en el lago de Neuchatel emulando a la vieja serie televisiva de dibujos ‘Los autos locos’, en la que el malvado Pierre Nodoyuna y su perro Patán no daban tregua a sus competidores. Al contrario que en la serie de animación, esta vez el juego no consistía en ser el más veloz, sino sólo en ser el más raro.


UWE ZUCCHI / AFP - Alemania // La confluencia de dos artes en un mismo espacio no siempre da buenos resultados, pues a veces las creaciones artísticas no operan como suma, sino como resta. Esta vez fotografía y escultura sí suman. La intuición del fotógrafo consigue reinterpretar el sentido de la obra de Jonathan Borofsky ‘Hombre caminando hacia el cielo’. El optimismo de la pieza se transmuta en lo contrario: el hombre parece ahora caminar no hacia el cielo, sino más bien al abismo.


ROB CARR / AFP - Estados Unidos // No hay más que mirarle la cara para concluir que se está metiendo un chute de adrenalina. Y lo más importante: gratis. Para conseguir lo mismo otros se gastan un dineral subiendo en ala delta, lanzándose en paracaídas, escalando paredones rocosos o bajando en canoa por un río de montaña. Nuestro héroe necesita mucho menos: una ladera suficientemente inclinada, un cartón suficientemente gastado, una madre suficientemente alejada y ¡a volar!


BEN STANSALL / AFP - Londres // Si es cierto que de vez en cuando los futbolistas se comportan como animales, no es raro que, en justa correspondencia, los animales se comporten alguna vez como futbolistas. Este grupo de monos ardilla reunidos en torno a un balón parece discutir cuál es la estrategia más adecuada para vencer a sus rivales. Curiosamente, en el zoo londinense hay 22 monos ardilla: los necesarios para montar dos equipos. Es un banquillo corto, pero todo no se puede tener.


SERGEI SUPINSKY / AFP - Ucrania // Como aquel legendario viejo topo con el que Carlos Marx comparó la revolución en un célebre texto, este obrero ucraniano parece haber estado horadando pacientemente las entrañas de la tierra hasta alcanzar la superficie. Aunque tal vez no esperara emerger en un sitio tan extraño como un estadio de fútbol, que es seguramente el último sitio al que acudiría alguien que se propusiera socavar los cimientos del sistema capitalista.


J. STRATENSCHULTE / AFP - Hannover // Es un niño en una feria, pero ni el niño es normal ni la feria tampoco. Puede que ese objeto sea una maqueta de la estructura subatómica de la materia (o algo parecido) y que el niño sonría no porque le agraden los colores sino porque ha adivinado la formulación matemática que se oculta tras ese artefacto. La feria se llama IdeenExpo y su objetivo es despertar el espíritu científico de los escolares. Y, como habrá sospechado el lector, no, no se celebra en España.


GABRIEL BOUYS / AFP - California // Es uno de los protagonistas del Show de Perros Surfistas que se celebra en San Diego. Su gesto severo es el de un experimentado lobo de mar que hubiera tenido que vérselas innumerables veces con el fiero océano a lo largo de su vida. Aunque las olas no cesan de acosar su pequeña embarcación, él no pierde la calma ni el equilibrio. Sus nervios son de acero. Conjuga responsabilidad y pericia al estilo de los intrépidos capitanes de antaño. Sólo le falta la pipa.


JAVIER ANDRÉS - Nueva York // El recuerdo de los muertos está condenado a ser efímero. El mundo ha recordado con sentimiento el 11-S, pero la gente sigue viajando, casándose o tomando fotos. Aunque los muertos jamás regresen del país de sombras adonde los arrojaron sus asesinos y aunque los novios sigan amando la vida como si no hubiera habido un 11-S, Manhattan no podrá librarse del estigma con el que quedan marcados para siempre los lugares donde han sucedido hechos pavorosos.


JACK GUEZ / AFP PHOTO - Israel // Ante un artefacto de aspecto más bien artesanal surcando los aires en el atardecer es imposible no acordarse de ‘E. T.’, la legendaria película de Steven Spielberg en la que una pandilla de niños vuela con sus bicis para impedir que los federales se apoderen de su amigo extraterrestre. La silueta de este parapentista sobrevolando el mar Muerto evoca un mundo de aventuras imposibles, a mitad de camino entre las películas de Spielberg y las novelas de Verne.


SHAH MARAI / AFP PHOTO - Afganistán // ...y al polvo volverás". La frase es de la Biblia, pero el Corán no debe decir cosas muy distintas al respecto. Este cuerpo cubierto de polvo y a punto de convertirse él mismo en polvo es de uno de los afganos que participó en el último ataque contra los ocupantes extranjeros. Parece un hombre joven. No sabemos si murió encomendándose a Alá, soñando con el paraíso o simplemente lamentándose de la injusticia de morir tan pronto. Sea como fuere, descanse en paz.


NACHO DOCE / REUTERS - Brasil // En el pasado a estos limpiabotas que bruñen el calzado de los hombres de negocios de São Paulo cualquier sociólogo los habría encuadrado en el lumpemproletariado. Hoy viven tan pobremente como antaño, pero pueden sentirse orgullosos porque han escalado posiciones y ahora pertenecen a la clase media baja, que viene a ser como los pobres de toda la vida pero con otro nombre. En muchos estratos sociales no cambia la vida de la gente, sólo cambian las palabras.


ARND WIEGMANN / REUTERS - Alemania // Cualquier escultor soñaría con esta escena: una muchacha acomodándose despreocupadamente a los pies de su obra para disfrutar de la lectura. Entretanto, el severo personaje esculpido en bronce parece alzar su brazo en señal de advertencia amistosa a los viandantes para que caminen con sigilo y no molesten a su joven huésped, cuyo cálido contacto en sus rodillas quizá despierte en él los viejos sueños de recuperar la vida que en vano intentó insuflarle el escultor.


CHANNI ANAND / AP PHOTO - India // No es improbable que cuando todos ellos lleguen a casa se encuentren con los reproches de sus esposas por haber estado todo el santo día con los amigotes divirtiéndose por la ciudad mientras ellas tenían que bregar con los niños, la comida, la compra… Ellos pondrán cara de haber sido, en efecto, un poco golfos. Los pobres no tendrán valor de confesar la triste verdad que revela la foto: que se aburrieron como ostras y que mejor habrían hecho quedándose en casa.


ROMEO RANOCO / REUTERS - Filipinas // No es que sus padres sean unos irresponsables cuya dejadez debería ser objeto de investigación por la Fiscalía de Menores. Ni tampoco estamos ante un fotógrafo sin escrúpulos esperando que el niño sea arrastrado por las olas para fotografiarlo y ganar un Pulitzer. Nuestro pequeño aventurero no navega por aguas peligrosas ni está al borde del abismo: sólo lo parece debido a la astuta perspectiva tomada por el fotógrafo. Y es que, a veces, los fotógrafos son como niños.


MICHEL EULER - Francia // 5, 4, 3, 2, 1, ¡0! Comienza la carrera. He aquí a los pilotos de las 24 Horas de Le Mans de este año. Una vez subidos en sus potentes máquinas son los reyes de la pista, niños mimados de la velocidad, balas humanas envueltas en publicidad a las que no hay quien les tosa, pero viéndolos correr tan apurados hacia sus minúsculas motitos recuerdan a los muñecos articulados de Playmobil. De hecho, son casi tan irrompibles como ellos, aunque bastante más caros, eso sí.