Archivo de Público
Jueves, 15 de Septiembre de 2011

La fórmula no impide que los bebés engorden: estudio

Reuters ·15/09/2011 - 18:10h

Por Genevra Pittman

Un estudio realizado en Alemania revela que los bebés alimentados con fórmula durante los primeros meses de vida engordaron hasta los 10 años igual que los que habían recibido lactancia materna exclusiva.

Esto elimina algunos temores sobre si algunos tipos de fórmula alteran el crecimiento y respalda la noción de que "lo más importante es la alimentación infantil a partir del año de vida", comentó el doctor Michael Kramer, del Hospital de Niños de Montreal, quien no participó del estudio.

La investigación incluyó a 1.840 bebés nacidos en Alemania en el período 1995-1998 y alimentados con uno de cuatro tipos de fórmula (de leche de vaca e hidrolizadas) o lactancia materna exclusiva.

En estudios previos, el mismo equipo había determinado en el control médico al año de vida que los que habían recibido fórmula hidrolizada rica en proteína habían engordado menos que los bebés alimentos con otro tipo de fórmula o lactancia materna.

Pero en este estudio, cuando la mitad de esos niños volvió al consultorio con 10 años de edad, el equipo no observó diferencias en el índice de masa corporal (IMC).

Esto sugiere que las fórmulas con leche de vaca o hidrolizadas no tienen "efectos de largo plazo" en el IMC, publica en American Journal of Clinical Nutrition el equipo de Peter Rzehak, del Hospital de Niños Dr. von Hauner, en Múnich.

Kramer señaló que "la fórmula que limitó el aumento de peso (...) quizás tenía mal olor y sabor (...) Probablemente por eso los bebés no crecieron tan bien durante el primer año".

Pero aclaró que la recuperación del ritmo de crecimiento observado a partir del primer año coincide con lo registrado en estudios previos, incluidos los suyos.

Dada la gran cantidad de beneficios para los bebés, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y seguir amamantando hasta por lo menos los 2 años de edad.

Alison Ventura, experta en nutrición de la Drexel University, en Filadelfia, aclaró que el aumento de peso de los bebés en los primeros meses no depende sólo del alimento que reciben sino de cómo son alimentados.

"Los padres tienen más control, en teoría, durante la alimentación con mamadera, de modo que deberían alimentar al bebé según lo que queda en la mamadera, en lugar de los signos de demanda del bebé" que podrían ser muy altos.

Ventura aclaró que los nuevos resultados representan a un grupo específico de bebés, como son aquellos con antecedentes familiares de alergia.

Kramer coincidió en que los padres deberían prestar atención a la cantidad de la fórmula o la leche materna que reciben los hijos y señaló que "casi nunca es demasiado temprano" para asegurarse de que los niños pequeños no estén sobrealimentados y hagan suficiente ejercicio.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 17 de agosto del 2011