Archivo de Público
Martes, 13 de Septiembre de 2011

Los incentivos económicos para los médicos no siempre ayudan

Reuters ·13/09/2011 - 18:09h

Por Genevra Pittman

Los sistemas de salud no pudieron estructurar los incentivos económicos para que los médicos atiendan mejor a los pacientes. Y se desconoce si esas recompensas siempre son positivas, según concluye un equipo de Australia sobre una revisión de estudios sobre programas de incentivos de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

En esas investigaciones, los autores trataron de determinar si los incentivos económicos influían en la frecuencia de las pesquisas clínicas de distintas enfermedades, la derivación de los pacientes o la obtención de ciertos resultados, como dejar de fumar. En general, los efectos fueron variados.

"Muchos médicos que trabajan bien, solicitan el dinero sin modificar su conducta", dijo por e-mail el doctor Anthony Scott, de University of Melbourne. "Los incentivos no están orientados a los médicos que brindan servicios de baja calidad y, a veces, el dinero no sería suficiente o no motivaría demasiado a los profesionales", agregó.

El equipo de Scott revisó siete estudios que habían comparado el rendimiento de los médicos antes y después de que comenzaran los programas de incentivos, o entre médicos que los recibían y los que sólo recibían el salario regular.

Los pagos estaban organizados de varias formas: los médicos recibían pequeños pagos por cada paciente que ayudaban a dejar de fumar; las clínicas accedían a un pago general después de alcanzar un objetivo con todos los pacientes derivados a una línea gratuita para dejar de fumar, y, luego, recompensas adicionales por cada derivación extra.

En algunos casos, los incentivos dieron resultado.

Por ejemplo, las clínicas que no los cobraban por derivar fumadores a la línea gratuita derivaban un 4 por ciento de pacientes, mientras que los centros que recibían incentivos derivaban el 11 por ciento de los fumadores.

Pero la promesa de una recompensa no mejoró la pesquisa del cáncer mamario o la clamidia.

Jim Burgess, experto en políticas de salud de Boston University, y que no participó del estudio, comentó: "El problema está en cómo combinar distintas medidas de calidad para poder evaluar el rendimiento de manera integral".

De hecho, agregó que algunos programas harían que ciertos médicos tengan peor rendimiento o que el incentivo no tenga efecto alguno.

Aun así, hay cientos de esquemas de incentivos vigentes en Estados Unidos y Canadá. La estrategia de la reforma del sistema de salud estadounidense es reducir los costos mediante el pago de recompensas.

El equipo concluye en The Cochrane Library que se necesitan más estudios para determinar cómo hacer que las recompensas económicas sirvan para los pacientes y los sistemas de salud.

La idea, dijo Burgess, es "tener una mirada más amplia de la salud del paciente" para recompensar a el buen trabajo médico.

FUENTE: The Cochrane Library, online 7 de septiembre del 2011.