Archivo de Público
Lunes, 21 de Enero de 2008

Prodi dice adiós a su mayoría

La salida de los democristianos del UDEUR de la coalición de Gobierno en Italia podría suponer las elecciones anticipadas

EFE ·21/01/2008 - 21:06h

El ex ministro italiano de Justicia y líder de los democristianos del UDEUR, Clemente Mastella, anunció hoy que su partido abandona la coalición gubernamental y pidió la celebración de elecciones anticipadas.

"Dejamos la mayoría. La experiencia de la coalición de centroizuierda se ha acabado", dijo Mastella, quien añadió que "no dará apoyo externo al Gobierno".

Mastella señaló que su formación quiere elecciones anticipadas y que, en caso de que haya una moción de confianza a este gabinete, el UDEUR votará en contra.

 

Estado de La Unión 

Los secretarios de los partidos que forman parte de La Unión, la coalición gubernamental, celebran una reunión urgente para analizar la situación del Ejecutivo.

El UDEUR obtuvo sólo el 1,4% de los votos en las elecciones generales de 2006, pero sus tres escaños en el Senado son determinantes para que el Gobierno de Romano Prodi mantenga la mayoría.

De la reunión que se está celebrando, podría salir la decisión de Prodi de acudir al presidente de la República, Giorgio Napolitano, para presentar su dimisión y esperar a que se convoquen elecciones anticipadas, pero también se puede acordar seguir adelante con el Ejecutivo hasta que se produzca una sonora derrota en el Parlameto.

Desde la oposición, se pide que Prodi acuda inmediatamente al presidente de la República, pues "la mayoría elegida por los italianos ha dejado de existir".

La coalición La Unión, que ganó las elecciones de 2006, estaba compuesta por 14 partidos, desde los democristianos del UDEUR a Refundación Comunista, los Radicales o Los Verdes.

Prodi ya se vio obligado a presentar su dimisión el pasado febrero, cuando el Senado rechazó por dos votos su política exterior, que incluía la misión militar en Afganistán.

Napolitano indicó entonces a Prodi que sometiese su Gobierno a un voto de confianza en el Senado y el Congreso, que, tras ganar, permitió al Gobierno seguir la legislatura.