Jueves, 4 de Octubre de 2007

Gallardón se conforma con salir

Rajoy le pide que aplace a enero la polémica sobre las listas y el alcalde rechaza ir al Senado

FERNANDO GAREA ·04/10/2007 - 07:28h

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón (d) conversa con el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy durante la intervención de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (c fondo) en el Foro de Nueva Economía. EFE

Se suele ironizar en el PP con la habilidad que tiene Mariano Rajoy para retrasar la toma de decisiones y para responder con un “déjame que le dé una pensada” a las peticiones que recibe.

Esta máxima la ha aplicado para lograr que las partes implicadas callen hasta el mes de enero y nadie hable públicamente de las listas y, especialmente, de la posible inclusión de Alberto Ruiz-Gallardón, que levanta sarpullidos en algunos sectores del PP.

Rajoy ha pedido al alcalde de Madrid que espere porque no piensa abordar el tema hasta enero, según explicó él mismo ayer en Antena 3 TV. No obstante, el asunto está en muchas conversaciones de dirigentes del partido con algunas coordenadas que parecen seguras: la opinión dominante es que Ruiz-Gallardón irá en la lista al Congreso por Madrid en un puesto del cinco al diez –él estaría encantado con esa salida–, que no está dispuesto a ir al Senado y que batallará para que así sea.

Abandonar el centrismo

Sus partidarios, minoría en la cúpula del partido, consideran que no se entendería que Rajoy renunciara a incluir en la lista a uno de los dirigentes mejor valorado por los ciudadanos y que se presentara dando imagen de que orilla al sector más centrista del partido para aparecer como rehén de los más conservadores de dentro y de fuera del PP.

Los que se oponen a la presencia de Gallardón en las listas aseguran que Rajoy no puede premiar a quien rompió las reglas del juego al postularse, creando un problema al líder del PP, y dando imagen de que se da por segura la derrota y se buscan sucesores futuros.

En todo caso, quienes están en esta posición explican que no ser diputado no tiene que ser impedimento para liderar el partido en el futuro. Por ejemplo, aseguran que Esperanza Aguirre podría ser senadora por designación autonómica y utilizar esa plataforma para, una vez al mes, debatir en esa Cámara con el presidente del Gobierno.

Junto con Aguirre, se oponen a la presencia de Gallardón en las listas miembros destacados de la dirección del partido, como el secretario general, Angel Acebes.Aunque en público se cumple la orden de silencio de Rajoy, en algunas circunscripciones empieza a detectarse un cierto nerviosismo por lo que el propio líder del PP llamó ayer “overbooking” de posibles candidatos. El caso más claro es la lista de Madrid, en la que habría que encajar a Gallardón y, previsiblemente, a Zaplana, y hay que cumplir la Ley de Igualdad para que entren más mujeres.

En este último grupo, se habla de Soraya Saénz de Santamaría, Ana Pastor, Cayetana Álvarez de Toledo o, incluso, se baraja el regreso de la eurodiputada Ana Mato o algún fichaje como el de Edurne Uriarte.

Históricos en riesgo

Encajar esa lista de Madrid no va a ser fácil si, además, entra Eduardo Zaplana y deben mantenerse otros, como Gabriel Elorriaga. En todo caso, algunos históricos, como Juan Carlos Vera, corren riesgo de quedar fuera.

Si Zaplana va en la lista de Madrid, es probable que Rita Barberá encabece la de Valencia. Fuentes de la dirección del partido explican que la alcaldesa no es partidaria, pero que no podrá negarse si se lo pide Rajoy. Su presencia daría tirón a esa lista, y daría cobertura a la salida de Zaplana y la entrada de Gallardón.

Noticias Relacionadas