Jueves, 4 de Octubre de 2007

El cadáver del reportero nipón muerto en Birmania llega a Japón

EFE ·04/10/2007 - 07:30h

EFE - El ataúd con el cuerpo del periodista Kenji Nagai es descargado en el aeropuerto internacional de Narita, cerca de Tokio, Japón hoy. Nagai murió a causa de los disparos de las fuerzas militares de Birmania mientras registraba las protestas. EFE

El cuerpo del reportero japonés muerto durante la represión de las manifestaciones pro democráticas en Birmania, Kenji Nagai, llegó hoy a Japón tras salir de ese país vía Bangkok, según informó la agencia de noticias Kyodo.

Nagai, de 50 años y reportero gráfico de la productora de vídeo nipona APF News, con base en Tokio, viajó a Birmania el 27 de septiembre pasado, cuando fue abatido, con la idea de permanecer allí durante una semana para cubrir las protestas ciudadanas contra el régimen militar.

"Regresó a casa al final una semana después del incidente", comentó tras aterrizar en Japón el presidente de APF News, Toru Yamaji, que acompañó al cadáver desde Bangkok hasta su llegada al aeropuerto de Narita en Tokio.

El cuerpo fue trasladado hasta un hospital en Tokio, donde la policía metropolitana de Tokio realizará la autopsia como parte de la investigación para esclarecer las causas de la muerte de Nagai.

Según Kyodo, Yamaji, entre lágrimas, volvió a pedir la devolución de la vídeo cámara que llevaba Nagai en el momento en el que fue tiroteado a quemarropa por las fuerzas de seguridad birmanas que acudieron a disolver una manifestación cerca de la pagoda de Sule en Rangún, antigua capital del país.

"Debido a que esa imagen le costó la vida, me gustaría ver qué es lo que quiso mostrar por última vez", dijo Yamaji, para quien el disparo que mató a Nagai "fue deliberado", y que el miércoles comentó en Bangkok que el rigor mortis paralizó la mano de Nagai como si estuviese sosteniendo una vídeo cámara.

La cámara no fue incluida entre las pertenencias del informador entregadas a los japoneses por las autoridades birmanas, que han manifestado que el tiro que impactó en Nagai fue "accidental".

El Gobierno japonés ha manifestado que sancionará duramente al régimen militar birmano si se comprueba que el disparo que acabó con la vida de Nagai fue intencionado.