Archivo de Público
Jueves, 8 de Septiembre de 2011

¿El dióxido de carbono mejora las alergias nasales?

Reuters ·08/09/2011 - 17:49h

Por Amy Norton

Un estudio preliminar sugiere que una aplicación de dióxido de carbono en la nariz les brindaría un alivio rápido, pero pasajero, a las personas con alergias nasales.

El dióxido de carbono (CO2) intranasal aún no está aprobado para el tratamiento de las alergias nasales.

El nuevo estudio es uno de los ensayos que financia la empresa Capnia, Inc. de Palo Alto, en California, que está desarrollando el dispositivo manual para que, si se aprueba, los pacientes puedan administrarse la terapia con CO2.

Los autores reunieron a 348 adultos con alergias nasales durante todo el año a alergenos como el polvo, la humedad o el pelo de las mascotas.

Al azar, los participantes utilizaron una dosis de CO2 a través de una pieza nasal conectada a un cilindro de CO2 o de una sustancia placebo. A los que recibieron CO2 se los dividió en cuatro grupos, según si se autoadministraban una dosis más baja o alta durante 10 o 30 segundos.

Media hora después, el grupo tratado con la dosis más alta durante 10 segundos fue el que había alcanzado una mayor reducción de la congestión y la picazón nasal, los estornudos y los ojos llorosos, comparado con el grupo tratado con placebo.

Esa ventaja duró cuatro horas, según precisa el equipo en Annals of Allergy, Asthma & Immunology.

La mejoría de los síntomas fue similar a la que se logra con los tratamientos habituales, como los aerosoles nasales antihistamínicos, concluyó el autor principal, doctor Thomas B. Casale, de la Creighton University, en Nebraska.

Si se aprueba, Casale opinó que el CO2 intranasal sería una alternativa para los pacientes con alergias nasales estacionales o anuales. "Hay muchos pacientes que quieren usar los fármacos tradicionales y podrían considerar esta nueva terapia como algo 'natural'", añadió.

Dado que el tratamiento aún es experimental, se desconoce cuál sería su costo final.

Pero los resultados no impresionaron a un alergólogo ajeno al estudio. Aun cuando la reducción de los síntomas sea similar a la que se obtiene con los aerosoles nasales antihistamínicos, estos últimos tienen un efecto más prolongado, según explicó el doctor Harold Nelson, de National Jewish Health, en Denver.

Nelson precisó que una dosis actúa durante 24 horas, mientras que, a partir de los resultados del estudio, el efecto del CO2 intranasal se desvanece en entre cuatro y seis horas. Además, su uso "parece incómodo".

Es que más del 80 por ciento de los participantes tratados con CO2 dijo sentir molestias nasales durante el tratamiento, comparado con el 8 por ciento del grupo de control. Alrededor de un cuarto tuvo ojos llorosos y entre el 14 y el 20 por ciento sintió dolor de cabeza.

"Debo decir que no es un tratamiento muy atractivo", dijo Nelson, que señaló una debilidad del estudio: el placebo. En lugar de comparar el efecto del CO2 con otro gas, el equipo le entregó al grupo de control una pieza para insertar en la nariz.

Eso, según Nelson, no permite distinguir si el CO2 tiene algún efecto distintivo o si sólo la presión intranasal es lo que de alguna manera les brindó alivio a los pacientes.

Casale respondió que en un estudio previo, el equipo había utilizado aire en el grupo de control; el alivio de los síntomas también fue mayor entonces en los participantes tratados con CO2.

FUENTE: Annals of Allergy, Asthma & Immunology, online 19 de agosto del 2011