Archivo de Público
Lunes, 21 de Enero de 2008

EL SPD alemán se rebela contra un ex ministro de Schröder

Dirigentes del partido reclaman su expulsión por atacar a la candidata del partido en las elecciones de Hesse

GUILLEM SANS MORA ·21/01/2008 - 19:48h

Wolfgang Clement recomendó indirectamente votar al primer ministro de Hesse, el democristiano Roland Koch, en un artículo publicado el pasado domingo en el diario conservador Welt am Sonntag. El ex ministro de Economía en el gabinete de Gerhard Schröder consideró que los planes de Ypsilanti en política energética "ponen en peligro la sustancia industrial de Hesse". La candidata se opone a la energía nuclear y a los combustibles fósiles y apuesta por el gas y las energías renovables.

Clement dejó de ser ministro en septiembre de 2005, y en febrero de 2007 aceptó la presidencia del consejo de supervisión del consorcio energético RWE, que explota también centrales nucleares. Las críticas a Ypsilanti han causado una fuerte indignación en el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), desde el que se acusa al ex ministro de haberse vendido a grupos de interés.

El jefe del grupo parlamentario, Peter Struck, fue el primero en reclamar la expulsión de Clement, y calificó ayer su comportamiento de "absolutamente indecente". Las críticas de Clement a Ypsilanti llegan en un momento en que el SPD tiene posibilidades reales de arrebatarle el poder a Koch, quien ha gobernado con mayoría absoluta en esta legislatura tras obtener un 48,8 por ciento de los votos. Ahora, su popularidad está de capa caída por sus declaraciones sobre los jóvenes extranjeros criminales.

Según el "barómetro político" de la televisión pública ZDF, el SPD obtendría el 37 por ciento de los votos, sólo un punto menos que la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Koch. El actual primer ministro no tendría así mayoría suficiente para gobernar, tampoco con sus tradicionales aliados liberales. Si este empate se confirma, la formación de gobierno se presenta complicada.

Pero más allá de las declaraciones de Struck y de la indignación de las bases, el partido se esfuerza por ignorar a Clement y concentrarse en la derrota de Koch. El presidente del partido, Kurt Beck, dijo ayer tras una reunión de su partido en Fráncfort que no hay que tomarse demasiado en serio las "salidas" de Clement.

El ala izquierda 

Ypsilanti es del ala izquierda del partido, que desde el congreso que celebró el SPD en octubre pasado en Hamburgo ha logrado imponerse en la dirección. Clement, en cambio, es uno de los principales impulsores de la Agenda 2010, el programa de reformas de Schröder, que le ha costado una sangría de militantes al partido por sus recortes de prestaciones sociales.

Muchos socialdemócratas están empezando a ver al ex ministro como un segundo "traidor" como Oskar Lafontaine, el ex líder del SPD que abandonó el partido para unirse a los poscomunistas y a los numerosos correligionarios que devolvieron su carné indignados con las reformas de Schröder.

El presidente de los liberales alemanes, Guido Westerwelle, ofreció ayer a Clement "asilo" entre sus filas. "Todo simpatizante perseguido de la economía de mercado es bienvenido", declaró Westerwelle en Berlín.