Archivo de Público
Jueves, 8 de Septiembre de 2011

La Vitrina de Bob Pop

·08/09/2011 - 09:03h

Kate será la estrella invitada de la fiesta de décimo aniversario que celebra la próxima semana una de las marcas a quienes la modelo presta el palmito y que, para esta ocasión tan especial, piensa lucir descendiendo de un helicóptero que aterrizará en algún lugar céntrico de Londres. Kate Moss y un helicóptero vigilándonos desde el aire: dos iconos del siglo XXI unidos en un solo acontecimiento cosmético. Quién nos iba a decir que el futuro era esto: aspirar bajo la amenaza de unas aspas que giran...


EFE - Algunos años después del fin del rentable imperio del fotógrafo Oliverio Toscani como arma visual arrojadiza en las campañas publicitarias de Benetton, la marca italiana acaba de estrenar una colaboración con el escultor cubano Erik Ravelo, cuyas diferentes instalaciones erótico–textiles multicolor seran expuestas en las tiendas que la marca tiene en Munich, Milán y Estambul. Y sí, son lo que parece: escenas sexuales entre muñecos de trapo a tamaño natural.


La revista ‘Semana’ sacaba ayer en portada a los príncipes de Asturias –porque lo dicen ellos, claro, porque esas fotos no son, precisamente, de rueda de reconocimiento– quienes, también porque lo dice la revista, estuvieron de vacaciones secretas en las islas griegas, suponemos que con el fin de apoyar la maltrecha economía local. Muy bien por ellos.


Qué mejor forma de contrarrestar la sobredosis Gaga que con una portada antiGaga –muy similar a la estética del último videoclip de la cantante– sin pelucas, sin holocausto cosmético ni apocalipsis del apósito o complemento. La lady recupera su rostro original de Stefani Joanne Angelina Germanotta y pierde su color original para virar al blanco y negro: "Lleve mucho maquillaje o nada, soy siempre la misma persona por dentro" Dice ella de sí.


Una agencia publicitaria australiana ha decidido usar a Gadafi como imagen para una campaña de promoción de seguros de vida. Gadafi. Ese hombre que tanto bien está haciendo al capitalismo contemporáneo para vender lo que sea: seguros, una falsa intervención humanitaria, o decencia occidental.