Archivo de Público
Miércoles, 7 de Septiembre de 2011

Asocian analgésicos comunes con el riesgo de sufrir un aborto

Reuters ·07/09/2011 - 19:17h

Por Amy Norton

Las mujeres que toman analgésicos comunes, como ibuprofeno y naproxeno, al principio del embarazo correrían riesgo de padecer un aborto espontáneo.

En un estudio, los autores hallaron que de unas 52.000 mujeres de Quebec, en Canadá, que habían estado embarazadas, las usuarias de un antiinflamatorio no esteroide (AINE) luego de concebir tenían más del doble de riesgo de perder el bebé.

El equipo tuvo en cuenta AINE como el ibuprofeno (Advil y Motrin), el naproxeno (Aleve, Naprosyn) y el celecoxib (Celebrex) para la artritis.

Los expertos hallaron que el 7,5 por ciento de 4.705 mujeres que habían tenido un aborto espontáneo, había comprado con receta un AINE durante el embarazo, a diferencia de menos del 3 por ciento de las 47.000 mujeres que no habían tenido un aborto.

El consumo de AINE estuvo asociado con 2,4 veces más riesgo de perder el embarazo.

En Quebec, el ibuprofeno es el único AINE sin aspirina de venta libre, pero la población suele comprarlo con receta para que lo cubra el seguro de salud.

De modo que los resultados sugieren que el uso de AINE de venta bajo receta y libre estaría asociado con el aborto espontáneo, según concluyó Anick Berard, del Centro de Investigación CHU Sainte-Justine, de la University of Montreal.

El estudio, publicado en Canadian Medical Association Journal, no prueba que los AINE hayan causado directamente los abortos. "No puedo afirmarlo 100 por ciento. Pero bien podría ser un efecto farmacológico", dijo Berard.

Durante el estudio, la relación identificada se mantuvo tras considerar otros factores que podrían explicarla, como ciertas enfermedades (artritis reumatoidea o lupus) y otros remedios.

Además, según Berard, la relación es viable biológicamente. Los niveles de ciertas sustancias similares a las hormonas, las prostaglandinas, disminuyen en el útero al comienzo del embarazo y los AINE alteran su producción.

En teoría, los AINE podrían aumentar el riesgo de aborto al interferir en las variaciones normales de los niveles de prostaglandinas al inicio de la gestación.

En general, a las embarazadas se les recomienda evitar los fármacos, si es posible.

El consejo de Berard para las usuarias de AINE por una enfermedad crónica como la artritis reumatoidea o el lupus es que conversen con sus médicos. Es posible que puedan suspender los medicamentos porque esas enfermedades suelen mejorar con el embarazo.

Y para las mujeres que sienten que necesitan un analgésico por un problema agudo, como un dolor de cabeza, Berard dijo que la opción más segura es el acetaminofeno o paracetamol (Tylenol). Y esto, según la autora, es aplicable también a las mujeres que buscan un hijo, ya que los abortos suelen ocurrir antes de que la mujer se entere de que está embarazada.

Las embarazadas tienen un 15 por ciento de posibilidad de tener un aborto "clínicamente identificable", que es el que ocurre después de que la mujer sabe que está embarazada. Pero se estima que las mujeres abortan hasta la mitad de los óvulos fertilizados, usualmente en las primeras siete semanas de embarazo.

FUENTE: CMAJ, online 6 de septiembre del 2011