Archivo de Público
Martes, 6 de Septiembre de 2011

Menos estadounidenses fuman, pero ritmo de descenso se ralentiza

Reuters ·06/09/2011 - 18:45h

Por Julie Steenhuysen

Cada vez menos adultos estadounidenses fuman, y aquellos que aún lo hacen redujeron la cantidad de cigarrillos diarios, aunque la tasa de descenso comenzó a ralentizarse, informaron el martes expertos de salud locales.

El tabaquismo y la exposición al humo de segunda mano son la principal causa de enfermedad y muerte prevenibles en Estados Unidos, con alrededor de 443.000 decesos anuales.

"Cualquier descenso en la cantidad de personas que fuman y del número de cigarrillos consumidos es un paso en la dirección correcta", indicó en un comunicado el doctor Tom Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés).

"No obstante, el uso de tabaco sigue siendo una carga sanitaria importante entre los estadounidenses (...) Los estados con los programas de control de tabaco más fuertes son los que tienen mayor éxito en la reducción del tabaquismo", añadió Frieden.

El informe de los CDC muestra que cerca del 19,3 por ciento de los adultos estadounidenses mayores de 18 años -alrededor de 45 millones de personas- eran fumadores en el 2010, una cifra inferior al 20,9 por ciento registrado en el 2005.

Entre los adultos que aún fuman, el 78,2 por ciento o 35,4 millones de personas fuman todos los días. Pero incluso esos fumadores están reduciendo su consumo de tabaco.

Según los CDC, el porcentaje de fumadores que consume menos de 10 cigarrillos diarios aumentó al 21,8 por ciento en el 2010, desde un 16,4 por ciento en el 2005.

Apenas el 8,3 por ciento de los fumadores diarios consume 30 cigarrillos o más por día, por debajo del 12,7 por ciento que lo hacía en el 2005.

Con todo, la tasa de disminución observada entre el 2005 y el 2010 es más lenta a la registrada en el lustro anterior, revelaron los CDC.

"Esta tendencia decreciente muestra la necesidad de intensificar los esfuerzos para reducir el consumo de cigarrillos entre los adultos", expresó en un comunicado el doctor Tim McAfee, director de la Oficina sobre Tabaquismo y Salud de los CDC.

"Sabemos lo que funciona: mayores precios del tabaco, campañas mediáticas más agresivas, advertencias sanitarias gráficas en los paquetes de cigarrillos, y políticas 100 por ciento libres de tabaco, con ayuda fácilmente accesible para quienes quieren abandonar el hábito", agregó McAfee.

Por cada muerte relacionada con el tabaquismo, otras 20 personas viven con una condición vinculada con el cigarrillo, como la enfermedad cardíaca o el cáncer pulmonar.

El tabaquismo cuesta unos 193.000 millones de dólares anuales en gastos de atención médica directa y pérdida de productividad.