Archivo de Público
Lunes, 5 de Septiembre de 2011

Urólogos advierten sobre los dispositivos cardíacos implantables

Reuters ·05/09/2011 - 18:12h

Por David Douglas

A los pacientes con marcapasos o desfibriladores cardioversores implantables (DCI) se les pueden realizar varios procedimientos urológicos siempre que el dispositivo no se interponga, según concluye una revisión de la literatura.

Entre esos procedimientos se encuentran la litotripsia extracorporal por onda de choque, la radioterapia y la tomografía por emisión de positrones (TEP).

Las imágenes por resonancia magnética (IRM) siempre están contraindicadas, pero "se está avanzando en el desarrollo de marcapasos seguros en los pacientes que las necesitan", aclaró el autor principal, doctor Ramaswamy Manikandan.

En Journal of Urology, el equipo de Manikandan, de Wigand and Leigh y de NHS Foundation Trust, escribe que "la resonancia magnética compatible con los marcapasos ya está aprobada en Europa" y está esperando su autorización en Estados Unidos. El nuevo equipo reduciría el efecto de la interferencia electromagnética.

Aun así, la supervisión es clave durante la electrocirugía y los autores recomiendan comunicarse con el cardiólogo del paciente antes de la intervención.

Si no, el fabricante del marcapasos o del desfibrilador puede suministrar información según el número de serie en la tarjeta de ID del dispositivo que posee el paciente y que se debe llevar a toda consulta clínica.

"Los dispositivos implantables deberían evaluarse antes y después del procedimiento" y un médico o técnico entrenado debería estar presente para atender cualquier emergencia.

La litotripsia extracorporal por onda de choque se puede realizar de manera segura, pero las guías de urolitiasis de la Asociación Urológica Europea recomiendan consultar previamente al cardiólogo del paciente.

"En los pacientes que no pueden tolerarlo no se debe utilizar litotripsia extracorporal con onda de choque", señalan los autores.

Antes de cada procedimiento, hay que revisar las recomendaciones de los fabricantes de cada dispositivo.

Durante la tomografía por emisión de positrones, se debe utilizar un delantal de plomo para proteger el dispositivo de la radiación ionizante.

Aunque las IRM están contraindicadas en general, el equipo escribe: "Debería realizarse según el caso y el hospital, y sólo si el hospital cuenta con profesionales que tengan el conocimiento adecuado en radiología y cardiología". Aún hasta los sistemas más sólidos y modernos tienen limitaciones.

La radioterapia se puede utilizar con las precauciones habituales, pero en los pacientes con un marcapasos/DCI permanente es clave la planificación y la dosimetría.

Las únicas guías disponibles para la radioterapia en pacientes con marcapasos son las de la Asociación Estadounidense de Físicos en Medicina.

El grupo no recomienda tratar a los pacientes con betatrón y aconseja controlar el funcionamiento del dispositivo (al inicio del tratamiento y, si es posible, al comienzo de cada semana durante el tratamiento) si la dosis total absorbida podría exceder los 2 Gy.

"Los marcapasos modernos son sensibles a la radioterapia con megavoltaje y se alteran con dosis tan bajas como 0,15 Gy", aclara el equipo.

Manikandan dijo que el equipo espera que el estudio "ayude a los urólogos a comprender cómo manejar a los pacientes con estos dispositivos, a medida que aumenta marcadamente la cantidad de pacientes implantados".

FUENTE: Journal of Urology, 16 de agosto del 2011